Distrito de Carabanchel

Peleas y ruido desquician a los vecinos de Carabanchel por la discoteca ilegal que consiente Carmena

Información elaborada con Juanma Yela

Los vecinos de la calle Alondra han estallado contra el Ayuntamiento de Madrid por permitir la apertura de una discoteca sin licencia que es foco de peleas, ruidos e inseguridad.

Lo que era un garaje para coches al lado de un mercado municipal ahora derribado se ha convertido en una discoteca sin contar con los mínimos de seguridad. No hay salidas de emergencia, no se han retirado las cubiertas de amianto –un material altamente tóxico– y se han hecho obras sin licencias.

En un vídeo que desvela en primicia OKDIARIO, una familia que vive en el mismo bloque denuncia que a las seis y media de la mañana la fiesta sigue y tiene que acudir la Policía Municipal por una reyerta entre varios jóvenes que llegan a los puñetazos y patadas. "Se matan en este barrio por la maldita discoteca, ahí, ahí, a ver si llega la policía, mataros, sí, sí, esto va a ser todas las noches", gritan los vecinos muy enfadados.

Licencias denegadas

Los dueños ya intentaron abrir una discoteca en 2012, pero el Ayuntamiento les denegó la licencia. En 2014, ya con otros promotores, se hizo otro intento y tras presentar dos declaraciones responsables, no consiguieron la correspondiente licencia. Llegaron a abrir dos noches con altas molestias a los vecinos. La música alta y los ruidos, junto a gente saliendo en estado de embriaguez de madrugada con intervenciones del Samur, desataron las quejas vecinales.

Hace unas semanas, los vecinos afectados, viendo que se iniciaban nuevas obras en el local, consultaron al AGLA (la Agencia de Gestión de Licencias de Actividades). Sin embargo, el Ayuntamiento les dice que no hay constancia de que se haya presentado solicitud alguna o declaración responsable vinculada a esta propiedad.

Peleas y ruido desquician a los vecinos de Carabanchel por la discoteca ilegal que consiente Carmena
Vado de la discoteca y actuaciones en el tejado de uralita.

Vado irregular

Por otra parte, durante las obras se hizo uso de la calzada colocando sacos de escombros para bloquear el aparcamiento. Un vado que no debería existir, según los vecinos. Muchos de ellos de tercera edad ven totalmente impedido su descanso nocturno por la música y por el ruido de los aparatos de climatización. Al estar la discoteca en un patio interior varios bloques de cinco pisos se ven afectados cada fin de semana.

Peligro de incendio

Estos madrileños perjudicados aseguran que no se está cumpliendo la ordenanza de protección contra la contaminación acústica y térmica de 2011. Además, señalan que "existe un peligro potencial por incendio del tejado de uralita, un material muy tóxico". Explican que los bomberos no podrían acceder al patio interior.

Igualmente, creen que el local no ha pasado la inspección técnica de edificios (ITE) al estar cerrado mucho tiempo. Pero sobre todo, subrayan que "lo más grave de todo es que como muestran los planos del Catastro, el local no puede disponer de una salida de emergencia distinta a la fachada principal".

Todas sus paredes dan a otros edificios a un patio interior de reducidas dimensiones sin salida al exterior. "Supone un riesgo a la vida y a la integridad física de los clientes, incumpliendo la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid y a la Ordenanza de Prevención de Incendios del Ayuntamiento, entre otras".

Los vecinos han presentado escritos con alegaciones ante el AGLA y la Junta Municipal de Carabanchel sin obtener por ahora respuesta. Del mismo modo, OKDIARIO se ha puesto en contacto oficialmente con el Ayuntamiento de Manuela Carmena y con los promotores de la discoteca que, tras varios intentos, declinan hacer comentarios sobre la preocupante situación.

Lo último en España