Crisis del coronavirus

Sánchez vuelve a colarse en el protocolo de la Familia Real como si fuera uno más

Pedro Sánchez ha confirmado, una vez más, que no se mueve cómodo en los usos protocolarios. En el acto civil de Estado por las víctimas del coronavirus, celebrado este jueves en el Patio de La Armería del Palacio Real, el presidente del Gobierno se ha colocado en la línea de saludo a las autoridades junto a los Reyes y sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

La escena recuerda a la protagonizada durante su estreno como presidente en la Fiesta Nacional, en 2o18. Entonces, Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, se colocaron también junto a los monarcas en el tradicional besamanos, llegando incluso a saludar a los siguientes invitados. No se percataron del error hasta que el personal de protocolo de Casa Real se apresuró a advertirles que tenían que continuar el paso. La bochornosa imagen quedó para el recuerdo y fue muy comentada.

Los errores de protocolo de Sánchez comienzan a ser habituales. En su reciente visita con Felipe VI al acto de reapertura de la frontera entre España y Portugal, el socialista se colocó en el centro de la fotografía con el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro luso, António Costa. Tuvo que ser el mismo Rey el que le corrigiese y le reubicase, indicándole discretamente el lugar en el que debía estar.

Tras las indicaciones del jefe del Estado, Pedro Sánchez se colocó en uno de los laterales de la imagen, dejando el lugar protagonista al presidente de Portugal y al primer ministro luso. La imagen se viralizó en las redes sociales.

La misma visita dejó otra imagen. A la hora de escuchar los himnos nacionales, Sánchez fue el único dirigente que no se cuadró, como manda el protocolo. El presidente del Gobierno, en cambio, se agarró las manos a la altura de la cadera permaneciendo así durante toda la interpretación, quedando en evidencia frente a la postura correcta que adoptan Felipe VI, el presidente de Portugal y su primer ministro.

El acto por los fallecidos del coronavirus ha dejado este jueves otras imágenes muy comentadas.

Las redes sociales han cargado contra Pilar Llop, presidenta socialista del Senado, por acudir con una indumentaria inusual para un acto el de este jueves. Muchos la han bautizado como ‘Jasmine’, haciendo referencia a la princesa Disney que aparece en la famosa película de ‘Aladdín’.

Todas las personalidades políticas que han acudido a esta ceremonia lo han hecho luciendo indumentarias negras en homenaje a las decenas de miles de muertos por la pandemia.

Muy comentada ha sido también la mascarilla elegida por Fernando Simón, con dibujos de tiburones.

Ya el pasado mes de junio, el estampado de la mascarilla provocó una conversación entre el presidente del Gobierno y Simón. Fue Sánchez el que se fijó en el detalle y lo comentó con el portavoz técnico de Sanidad, que respondió: «Me la regalaron ayer. Una amiga de la directora general de Lasarte me mandó una de regalo». «¿Ah sí? Está bien», replicó Sánchez.

Hace unos días, Simón se convirtió en tendencia cuando ocupó la portada del suplemento de ‘El País’ montado en su moto al más puro estilo de un anuncio publicitario.

Lo último en España

Últimas noticias