Gobierno Pedro Sánchez

Iglesias le exige a Sánchez un acto de presentación de los Presupuestos para salir en la foto

Pablo Iglesias quiere desviar, con la foto de los presupuestos, el foco mediático que pesa sobre él y Podemos por las investigaciones judiciales

Pablo Iglesias
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, con Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, firmando su pacto de Gobierno en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias quiere tener protagonismo a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado. Tras imponer vetos a los partidos del centroderecha para apoyar las cuentas, ahora el vicepresidente segundo exige a Pedro Sánchez un acto a mayor gloria de los dos para presentar el proyecto que se negociará con el resto de fuerzas y se debatirá en el Congreso de los Diputados.

La idea de convocar un gran acto para presentar los primeros Presupuestos de coalición no ha sido recibida con especial agrado en las filas del PSOE. Generalmente es el ministro de Hacienda de turno, en este caso la portavoz gubernamental María Jesús Montero, la persona encargada de dar los detalles de las cuentas públicas. En esta ocasión, una vez impuesto su hombre de confianza Nacho Álvarez en la elaboración de los Presupuestos, Iglesias quiere la foto del triunfo.

Con su agenda progresista congelada por culpa de la pandemia, habiendo dado luz verde únicamente los decretos del ‘no es no’ en materia de igualdad y el Ingreso Mínimo Vital, ambos con problemas bien porque se tiene que volver a redactar o porque no llega ni al 1% de los peticionarios, el líder de Podemos busca sacar rédito de su paso por Moncloa. Nueve meses después de entrar en el Ejecutivo, la aportación capitalizable por los morados es prácticamente nula.

Tapar sus problemas judiciales

El secretario general de Podemos busca, a toda costa, desviar el foco de los problemas judiciales que tiene él. La Audiencia Nacional relaciona directamente a Iglesias en el caso de la tarjeta del móvil de su ex asesora Dina Bousselham, caso por el que podría ser investigado en cuestión de semanas, mientras en su propio partido, con gran parte de la dirección investigada, las sospechas sobre la financiación irregular investigadas por un juzgado crecen día tras día.

Con un acto propagandístico de estas características Pablo Iglesias lograría sacar pecho de su acción de gobierno en el Ejecutivo socialcomunista. Con su presencia en el acto de presentación, además, conseguiría contrarrestar el peso del Partido Socialista en la elaboración de las cuentas tras imponer a su gurú económico, Nacho Álvarez, en la elaboración del proyecto de Presupuestos. Una vez los dos socios de gobierno tengan acordadas todas las partidas de los PGE abrirán la negociación con el resto de formaciones aunque ya advierten que será compleja por las diferencias entre ambos sobre con quién pactar.

Recelo en el PSOE

La exigencia de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez es vista con recelo en el cuartel general del PSOE, en la calle Ferraz de Madrid. Recuerdan que, tradicionalmente, es el ministro de Hacienda el responsable de presentar las cuentas y entregárselas a la presidenta del Congreso para que empiece la tramitación parlamentaria. Justo cuando falta un mes para tener que remitir los números a Bruselas, y con el techo de gasto todavía sin aprobar, los socios socialistas consideran que lo que busca el morado es únicamente «un acto propagandístico».

Desde Ferraz consideran que «no es momento para el marketing cuando todavía no tenemos ni el proyecto acabado ni los apoyos cerrados». Los socialistas advierten a Pablo Iglesias que «gobernar es solucionar problemas, no únicamente hacerse la foto». Aún así, fuentes socialistas de alto nivel, creen que Sánchez acabará cediendo a las exigencias de su vicepresidente tercero para anunciar el acuerdo entre la coalición para las cuentas a bombo y platillo para contentar a los podemitas.

Lo último en España

Últimas noticias