Okupación

La mayor casa okupa en Madrid se declara en "alerta roja" y se blinda contra su desalojo

El centro okupa 'La Ingobernable' está en "alerta roja" tras la llegada del PP y C's a la Alcaldía de la capital

Carmena subvencionó la seguridad de estos okupas del edificio de lujo del Paseo del Prado

La casa okupa ‘La Ingobernable’, el edificio histórico usurpado en pleno Paseo del Prado, están contra las cuerdas. Al ver que el alcalde José Luis Martínez-Almeida puede desarlojarles en breve, están montado un dispositivo para estar prevenidos y formar escudos humanos frente a la Policía Municipal.

PP y Ciudadanos han firmado en su acuerdo de Gobierno "un Plan Integral de Lucha contra la okupación ilegal" y esto ha encendido la "alerta roja" de los okupas de la ciudad. En especial, en la okupa ‘La Ingobernable’ están muy preocupados porque ven que su espacio tiene los días contados.

Quieren montar un plan para ser "indesalojables" y ya organizan la resistencia para un verano que se prevé agitado. Es imprescindible -dicen- que la defensa de este espacio se convierta en un símbolo de la lucha contra la extrema derecha apelando al Madrid obrero, popular y rebelde del ‘No Pasaran'". Opinan que la usurpación fue "recuperar un espacio que consideraba el PP parte de su cortijo, y eso les pareció intolerable".

"Atentas a próximas llamadas, porque necesitaremos toda nuestra inteligencia y todo nuestro corazón para defender la Ingobernable", dicen

"Tenemos que estar todas. Atentas a próximas llamadas, porque necesitaremos toda nuestra inteligencia y todo nuestro corazón para defender la Ingobernable. Ahora es el momento. Solas no podemos, con amigas sí. Si tocan ‘La Ingo’, nos tocan a todas", exclaman desde el centro okupa.

Dos años de okupación

"Dos años después de ceder el edificio a su amigo Emilio Ambasz entramos en este edificio, le quitamos las telarañas, le quitamos el olor a cerrado y le devolvimos la vida. Creamos un oasis en el que nuestras decisiones nos pertenecen, en el que nuestras vidas nos pertenecen, y eso les pareció inaguantable", explican en una carta que han leído en un acto.

Edificio okupado por La Ingobernable.
Edificio okupado por La Ingobernable.

"Sabemos que existen diez, cien, mil barrios sin miedo, y eso nos hace indesalojables", afirman. "Durante estos dos años en este espacio se ha generado más actividad, más redes y más poder político que en muchos otros lugares gestionados por quienes supuestamente ‘saben gestionar’. Demostramos que sabemos dirigir nuestras propias vidas y que lo hacemos muy bien, solo necesitamos que nos dejen tranquilas", piden.

Critican a Carmena porque "el supuesto Ayuntamiento del cambio nos hacía perder el tiempo con cantos de sirena". "En una ciudad que desahucia a la gente, en una ciudad en la que se mata y se viola, en una ciudad en la que literalmente no se puede respirar el problema somos nosotras. Porque somos un error en sus planes. Somos la incertidumbre en sus expectativas de beneficio. Somos el riesgo en sus inversiones, somos la vida en una economía que ataca nuestras vidas", indican.

En esta carta la okupa apunta que la derecha quiere "hipotecados y precarios que no tengan otra opción más que trabajar en curros de mierda, endeudarse, deprimirse, aguantar al jefe y al marido, y vivir sin vivir". Sostienen que el nuevo Gobierno "tiene miedo porque saben que existe un Madrid feminista, un Madrid ecologista, un Madrid antifascista. Un Madrid transmaricabollo Un Madrid digno".

"No queremos que Almeida, ni Villacís, ni Florentino nos digan qué es Madrid. No queremos a una Carmena que reniega de él. Y eso nos hace ingobernables. No nos gusta lo que ha salido en la investidura, pero sabemos que todos los resultados nos habrían llevado al mismo lugar", concluyen.

Almeida se ha comprometido con Begoña Villacís a "crear una Oficina de Defensa de los Derechos de los Vecinos para velar por la seguridad de las familias afectadas, instalar cámaras de seguridad demandadas por la ciudadanía y un Plan Integral de Seguridad, Convivencia y Recuperación del entorno de Lavapiés y en otros barrios especialmente degradados".

Lo último en España