El negociador de ERC con Sánchez trazó un plan en 2016 para que Podemos se uniera al golpe separatista

Josep María Jové
Elsa Artadi (JxCat), junto Josep Maria Jové (ERC), durante el pleno del Parlament de Cataluña (Foto: Efe)

Josep Maria Jové es ahora uno de los tres negociadores de ERC que diseña con el equipo de Pedro Sánchez el apoyo a la investidura del líder socialista. Es él quien va a ser escuchado en todas sus reclamaciones y es él, además, uno de los cerebros y arquitectos del golpe separatista del 1-O. Sin embargo, Jové no se limitó, como número dos en la Vicepresidencia y Hacienda catalana del condenado por sedición y malversación Oriol Junqueras, a esconder los gastos destinados al golpe separatista e impulsar las estructuras de lo que pretendían que fuera la futura república catalana.

Además de todo ello, estuvo presente en las reuniones en las que se buscó el apoyo de otras formaciones más allá de ERC y JxCAT al 1-O. En concreto, Jové estuvo en los encuentros en los que se impulsó un plan para que Podemos con sus distintas marcas blancas catalanas respaldara el desafío rupturista. Y hoy, casualmente, los mismos partidos, incluido por supuesto el de Pablo Iglesias, vuelven a unir sus fuerzas precisamente para intentar gobernar España y fraguar las mayores cesiones al separatismo jamás planteadas.

La Justicia y la Guardia Civil encargada de la instrucción del caso demostraron el papel relevante de Jové en los encuentros en los que se fraguó el golpe separatista. “También aparece reflejada la asistencia de la Sra. Forcadell en la agenda Moleskine intervenida en el registro practicado en el domicilio del Sr. Jové”, certificó la Guardia Civil y el propio Tribunal Supremo.

El negociador de ERC con Sánchez trazó un plan en 2016 para que Podemos se uniera al golpe separatista

“Se reflejan fundamentalmente dos reuniones a las que, según las siglas consignadas, una de las intervinientes fue la Sra. Forcadell. La primera, el 13 de abril de 2016, junto a Dña. Marta Rovira y D. Josep Maria Jové, entre otros". En la transcripción realizada por la Guardia Civil, y ratificada en el acto del juicio por el agente que la realizó se relata: "Necesitamos una estrategia y de todo lo que implica el proceso a nivel parlamentario. Hay un informe letrado sobre qué pasos seguir si tenemos o en función de las reacciones del Estado. Ponencia (incidente ejecución). Ponencia (incidente ejecución). Ponencia conjuntas. Resolución CUP. […] ¿Qué hacemos si hay inhabilitaciones o multas? Podríamos ir por incidente de ejecución (más rápido). En este caso sí que podemos tener tema (en los otros lo ven más complicado)”.

Se trata de las notas tomadas por el propio Jové en las que se detalla cómo avanzar en el golpe y cómo reaccionar en caso de que surjan problemas.
De hecho, Jové destaca uno de esos problemas: “Seguramente si hubiese habido Gobierno al Estado lo hubiésemos puesto en Fiscalía directamente. […]. Proceso preconstituyente. Se está intentando llegar a un acuerdo con las entidades. Encontrar un equipo impulsor para que se cree una gran plataforma que es dónde podrá haber el debate ciudadano. (aquí OC [Òmnium Cultural] y ANC [Asamblea Nacional Catalana]). Con la CUP quiere cerrar la estrategia. Aceptan equipo impulsor (“reinicia”) pero quiere un multirreferéndum al final del proceso preconstituyente por el Gobierno no por las entidades. […] Punto de consenso que las conclusiones sean vinculantes pero sin concretar modelo o forma de validación de esta vinculación”.

Las indicaciones relatan cómo se negociaba con la CUP eludir las acciones legales que se les podrían interponer en cada paso del golpe separatista; pero el punto más llamativo llega cuando Jové reconoce que se intenta cerrar una alianza con Podemos. “Quieren que CSQP y BCNCOMÚ [las dos marcas relacionadas con Podemos en Cataluña] participen del proceso constituyente que formen parte del equipo impulsor pero puedan influir en la definición de este proceso”.

Desde el primer momento se pensó en la participación de los hombre de Iglesias y Ada Colau en el golpe. Por cierto, tal y como sucede en estos momentos en los que Iglesias ya se ha adelantado a afirmar que respalda un referéndum separatista. “Moción de la CUP sobre el proceso. 60 días para presentar un plan de actuación. ¿Qué papel puede jugar el Govern? ¿Qué papel quieren ellos que juegue el Govern? Calendario de actuaciones: Govern, Parlament, Preconstituent acuerdo con entidad estructuras mínimas… “. Así concluye esa parte, una parte de las reuniones en los que no se oculta el deseo de un Frente Popular que rompa la Constitución desde Cataluña. Ahora se negocia desde Madrid.

Lo último en España

Últimas noticias