Ministerio de Universidades

Castells gastó a dedo 36.000 € en encuestas para conocer lo obvio: que la cuarentena genera enfado

ministerio de universidades Manuel castells
Manuel Castells, Ministro de Universidades. Manuel Castells, ministro de Universidades. (Foto: Francisco Toledo)

El Ministerio de Universidades, liderado por Manuel Castells (Podemos), ha gastado 36.000 euros en dos contratos para hacer encuestas con resultados obvios sobre el estado de ánimo de la población durante la pandemia: el confinamiento aumenta el enfado de la población.

Mientras este Ministerio recibe acusaciones por parte de los estudiantes de estar desaparecido a la hora de determinar cómo debe organizarse el curso académico, el departamento de Castells se dedica a hacer encargos con precios al límite del máximo legal para conseguir resultados muy predecibles. Bajo la figura del contrato menor, este departamento gubernamental ha ordenado la elaboración de dos estudios sobre las consecuencias del confinamiento en la población. Con un precio de un euro más caro, hubiera tenido que abrir concurso público a más empresas.

Por un lado, la subsecretaría del Ministerio de Universidades firma un contrato titulado «Estudios sobre los efectos psicológicos del Covid-19 en España» con la Universidad del País Vasco (18.148 euros con IVA) y, por otro, otro bajo el nombre «Encuestas sobre el efecto del confinamiento en la población durante el estado de alarma» con la empresa Soluciones Netquest de Investigación SL (por otros 18.148 euros).

El objeto del primero es «tener información sobre las consecuencias psicológicas del confinamiento por el estado de alarma y proponer recomendaciones generales para sobrellevar los efectos adversos, tanto durante el confinamiento como tras su finalización, basadas en los resultados de la investigación». El segundo busca igualmente «realizar encuestas sobre las consecuencias del confinamiento en la población en general y universitaria en particular, durante el estado de alarma». El plazo de ejecución de los dos encargos también coincide en el tiempo.

En ambos casos, se trata de hacer sondeos a la población con preguntas sobre cómo han pasado los meses de cuarentena por la pandemia del coronavirus. Igualmente, en los dos dedazos, los expedientes, consultados por OKDIARIO, recogen que sólo se ha recogido una oferta. Por tanto, Manuel Castells ha elegido de forma discreccional a qué entidad hacer los pedidos sin permitir que otras muchas entidades capacitadas para hacer estos trabajos trasladaran sus ofertas. Además, se publicaron el mismo día, el pasado 17 de julio en el Portal de Contratación y se firmaron con ocho días de diferencia en abril.

A través de la Ley de Transparencia, este periódico ha podido recabar el contenido de los informes resultantes de estos dos encargos. En ambos casos, son documentos técnicos que no aportan grandes novedades. Además, son trabajos que podrían haber asumido perfectamente tanto el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) como el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por un lado, el de la Universidad de País Vasco confirma un aumento de los sentimientos de irritabilidad y enfado en el 47 % de los participantes de la muestra (6.829 personas de entre 18 y 92 años, de todas las comunidades autónomas), más perceptible en los menores de edad, mujeres y quienes han tenido síntomas de Covid-19. Igualmente, constató un aumento en el 45% de los entrevistados de cambios de humor.

Detectó que el el 78 % de la muestra, tras la pandemia, han vivido un aumento de la sensación de incertidumbre y un 46 % sentimientos depresivos. «Los sentimientos depresivos han sido mayores en las mujeres, en quienes han pasado el confinamiento solos o han perdido su trabajo, y en los grupos de menor edad, concluye el estudio», concluye el informe de 130 páginas más anexos encargado por el Ministerio de Universidades.

En dicho trabajo han colaborado los profesores Nekane Balluerka Lasa (rectora de la Universidad del País Vasco), Juana Gómez Benito (Universidad de Barcelona), M.ª Dolores Hidalgo Montesinos (Universidad de Murcia), Arantxa Gorostiaga Manterola (Universidad del País Vasco), José Pedro Espada Sánchez (Universidad Miguel Hernández), José Luis Padilla García (Universidad de Granada), Miguel Ángel Santed Germán (Universidad Nacional de Educación a Distancia).

Castells gastó a dedo 36.000 € en encuestas para conocer lo obvio: que la cuarentena genera enfado
Uno de los dos contratos firmados por el Ministerio de Universidades (Clic para ampliar)

Ante la irrelevancia de estos resultados únicamente la cadena pública ETB se hizo eco en su día de las conclusiones. Se informó que, como era de esperar, durante el confinamiento se usaron más las redes sociales (así lo dice un 70% de los encuestados), la televisión (un 67%) y los vídeo juegos (un 64%). Los expertos en el informe apuntaban, igualmente, que más del 40 % de la muestra reconoce aumentar el consumo de alimentos de alto contenido calórico (un 40%) y reducir la actividad física (un 46 %).

Por su parte, el estudio de la empresa Soluciones Netquest de Investigación ha aportado resultados similares. No obstante, el Ministerio pide que no se difundan estas conclusiones sin su permiso a priori. «Cualquier uso de estos datos o información requerirá de autorización previa», subraya la resolución por Transparencia a este periódico firmada por el secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón Carrazón.

 

 

Lo último en España

Últimas noticias