Mazón: «Es una salvajada que haya más de 100 violadores en la Comunidad Valenciana frotándose las manos»

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Carlos Mazón, el presidente del PP de la Comunidad Valenciana, lamenta los casos de corrupción en los que está presuntamente envuelto el jefe del Ejecutivo valenciano, Ximo Puig, por las subvenciones a su hermano. Además, también señala los graves errores del Gobierno de Sánchez, destacando el escándalo de los últinos días de la ley del sólo sí es sí, de Irene Montero. «Es una salvajada que haya más de 100 violadores en la Comunidad Valenciana frotándose las manos», asegura Carlos Mazón.

PREGUNTA.- En estos momentos hay encuestas para todos los gustos, algunas les sitúan ya logrando el cambio de gobierno y otras les dejan a las puertas. ¿Qué dicen los sondeos internos suyos?

RESPUESTA.- Hasta las encuestas más sesgadas, que las hay, reconocen que el Partido Popular vuelve a ser el partido favorito de los valencianos a día de hoy, después de casi ocho años de Puig al frente de ese Frankenstein que tenemos en la Comunidad Valenciana. Para gobernar lo primero que hay que hacer es ganar, volver a ser el partido favorito. Y que no le quepa duda a nadie de que la única alternativa posible la tiene que abanderar capitalizar y protagonizar el Partido Popular. Esto es lo que nos dicen las encuestas y lo que nos lo dice nuestras sensaciones en la calle. Para mí, lo importante es lo que digan los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Nos quedan más de seis meses para terminar de consolidar ese cambio.

P.- Sí es llamativo que un Gobierno asediado por casos de corrupción gravísimos, como el actual Ejecutivo, siga manteniendo un cierto pulso electoral. ¿Usted por qué cree que esto se produce?

R.- Hago un análisis al contrario: es el primer Gobierno autonómico a las puertas de unas elecciones que no tiene consolidado su primer puesto y es el primer presidente autonómico que no tiene consolidado su primer puesto. La única duda que había con Juanma Moreno era la de si ganaba con mayoría absoluta o no, pero no si iba a ganar las elecciones; la única duda que había con Mañueco era si tenía mayoría absoluta o no, si iba a gobernar; la única duda que había con Ayuso era si llegaría a la mayoría absoluta o no.  Ha llegado el momento de Puig y afronta las elecciones sin lograr ser el primer partido de todos los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Según las encuestas, los cambios son difíciles. Hemos atravesado una legislatura muy complicada, pero cada día vamos a más. Nosotros estamos viendo que tenemos tiempo más que suficiente para consolidar ese vuelco. Sobre todo, por la urgencia de empezar a defender esta tierra y de que volvamos a estar en la máquina del tren, en la motorización de España y no en el furgón de cola. Yo soy bastante optimista desde el punto de vista de que el cambio no solamente es necesario, sino que cada día lo veo más claro, más posible. Pero los cambios hay que seguir trabajándolos, así que tenemos que seguir explicando a la gente nuestro proyecto y, sobre todo, la ausencia de proyecto que estamos viviendo ya demasiado tiempo en esta comunidad.

P.- ¿Usted cree que esa posición de distancia de Puig con respecto a Pedro Sánchez, que también están adoptando el resto de los barones en el PSOE, le está ayudando a resistir? 

R.- Bueno, habría que ver qué significa resistir, no ser el primer partido después de ocho años de gobierno a mí me preocuparía, ciertamente. Hablamos de gobiernos Frankenstein porque en la Comunidad Valenciana hay uno con ocho partidos distintos: Esquerra Unida está formada por el Partido Comunista, por Esquerra Republicana y por Espai Obert; Compromís está formado por Iniciativa, que es el partido donde aún manda Mónica Oltra, donde están Los Verdes y Mes Compromis; a esto hay que sumar a Podemos, un partido que se declara directamente federalista, que considera que España tiene que ser un estado federal; y, por supuesto, el Partido Socialista de la Comunidad Valenciana. Bueno, pues con estos ocho miembros del gobierno Frankenstein es con lo que nos enfrentamos a esta nueva etapa. Yo no sé si eso es resistir o no resistir, desde luego lo que yo no veo es la capacidad de poder ofrecer un pacto claro a los ciudadanos de la Comunidad Valenciana.

P.- Además, fue un gobierno que llegó teóricamente para renovar las instituciones, limpiar la vida publica de corrupción. Aquí hay un escándalo muy importante que implica al hermano del actual presidente de la Generalitat, el señor Ximo Puig, que está imputado por fraude, por malversación y por prevaricación. De acometerse la rebaja de la malversación, ¿podría beneficiar al hermano de Puig? 

R.- Si hay una rebaja de la malversación y finalmente son acusados por malversación en la familia del señor Puig -porque no sólo está implicado su hermano, sino que hay otros miembros de la familia-, pues ciertamente podría ocurrir. No afecta sólo al hermano del presidente de la Generalitat, que en estos años lleva atesorados nada menos que dos millones de euros por parte de su propio hermano y que ya ha sido condenado, cosa que conviene recordar. El hermano del presidente de la Generalitat ya ha sido condenado por recibir ayudas de la televisión pública valenciana y por haber organizado un cártel de empresas para captar subvenciones. Oiga, ¡un cártel de empresas! Y no lo dice el Partido Popular, lo dice Antifraude, que es quien ha inhabilitado al hermano del presidente de la Generalitat. Pero es que después sigue recibiendo ayudas, la semana pasada conocíamos que a las empresas del hermano del presidente se le daban otros 200.000 euros. Resulta que ha habido procesos de revisión de esas ayudas por estar sometidas a la posibilidad de irregularidad y se han revisado las ayudas a todas las empresas socias del hermano menos a la del hermano. Es curioso porque la Consellería que dirige Compromís le ha pedido la restitución de las subvenciones irregulares a todos los socios del hermano, es decir, a los otros miembros del cartel de empresas, pero no al hermano de Ximo Puig. Éste es el estado de las cosas hoy. Los que decían que sólo con la imputación había que irse corriendo a casa, mantienen hoy en la Generalitat Valenciana a más de 20 altos cargos, algunos imputados y otros ya condenados. Hoy tenemos condenados en la Generalitat Valenciana por delitos contra el patrimonio público.

P.- ¿Usted no cree que el caso Oltra de alguna manera ha desviado la atención de la propia corrupción que afecta al presidente de la Generalitat?

R.- Pues mire, es que era la vicepresidenta del señor Puig. Es como si Pedro Sánchez sólo fuera presidente del Gobierno de los Ministerios socialistas. No, no, oiga, usted también es presidente del Gobierno del ministerios de Igualdad, del de Consumo, etc., El principal responsable de un gobierno Frankenstein es el que lo organiza. El que ha mantenido a Mónica Oltra en su puesto hasta el final fue Puig, el que sigue manteniendo a decenas de altos cargos imputados por este caso y por otros, es Puig. Por cierto, el que sigue dando subvenciones a su hermano es Puig. Durante 17 años, Ximo Puig fue alcalde de Morella -un pueblo del norte de la provincia de Castellón-, pues la única administración pública de la que recibía subvenciones el hermano era del Ayuntamiento de Morella. Cuando ha venido a la Generalitat Valenciana resulta que ha empezado a cobrar ayudas de la Generalitat Valenciana. Verdaderamente, es un caso de seguimiento muy especial.

P.- Y luego está la financiación ilegal del Partido Socialista.

R.- Bueno, ahora mismo la Guardia Civil, la UCO, están investigando la posible financiación irregular del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana durante más de 10 años. En la casa del antiguo tesorero del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana se han encontrado inscripciones, anotaciones que hablan hasta incluso de mordidas, de obras para el agua de la Comunidad Valenciana. El trasvase Júcar-Vinalopó es un trasvase clave dentro de la Comunidad Valenciana para nuestra solidaridad hídrica, pues presuntamente ofreció mordidas por 10 millones de euros a las cuentas del Partido Socialista, según las anotaciones del tesorero en aquel momento del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana. La Guardia Civil ha llegado incluso a denunciar en sus informes una decena de años con regalos y prebendas que llegaban directamente a la sede del Partido Socialista de la Comunidad Valenciana. Regalos de lujo, claro. Y resulta que son los que venían a la regeneración. Realmente llama la atención que algunos tengamos que explicar unas cosas cuando otros no están explicando absolutamente nada. Y este es el momento en el que estamos en la Comunidad Valenciana.

P.- Algún desgaste sí debe pensar el señor Puig que tiene porque, en un tema capital como es la financiación autonómica, el presidente de la Generalitat está ausente de todas las manifestaciones que se están produciendo.

R.- El Partido Socialista tiene un problema y es que nunca ha terminado de comprender que, para que España esté en marcha, uno de los principales motores que hay en España es la Comunidad Valenciana: con cinco millones de personas, con una economía abierta, con un capital exportador extraordinario, con unas posibilidades industriales, turísticas o incluso logísticas -como nuestra reivindicación del corredor Mediterráneo-. Ni Sánchez ni Puig han entendido que la Comunidad Valenciana es clave para España. Cuando hablo de reivindicaciones, de lo que necesitamos en inversiones, en infraestructuras y en financiación en la Comunidad Valenciana, estamos hablando de un motor para España. Todo lo que se invierte en la Comunidad Valenciana cuando funciona, acaba en la mejora del Producto Interior Bruto en toda España, porque es una de las grandes comunidades que tiene que ser motor de España. Me refiero a la ampliación del puerto de Valencia, a que seguimos sin saber cómo está aquí la financiación autonómica, llevamos más de 20 recortes del Trasvase Tajo-Segura en una prueba de insolidaridad y de decisiones políticas a dedo que jamás habíamos visto. Los Presupuestos Generales del Estado no ofrecen inversiones en la Comunidad Valenciana y poco menos que la gran decisión que hemos podido tener, que es la decisión de la factoría de Volkswagen, ha estado a punto de dormir al sueño de los justos, porque a última hora no estaban claros los acuerdos, no estaban claras las ayudas.

Hay dos datos que me parece muy importantes: durante estos siete años, la Comunidad Valenciana ha dejado de ser la tercera en Producto Interior Bruto, nos ha superado Andalucía; y, segundo, en el Levante español se genera el 49% de todas las importaciones y exportaciones de toda España. Por tanto, esta comunidad es fundamental. Afortunadamente, esto en el PP lo tenemos bastante claro, que sí que somos un territorio capital y prioritario. La Comunidad Valenciana es clave para el futuro de España.

P.- Un asunto que está en la actualidad pública es la famosa Ley Montero y que está generando revisiones de condenas de agresores sexuales y excarcelaciones. ¿Qué opina de esta ley? Además, con el caso Oltra fue  la primera vez que se visibilizó de alguna manera esa mascarada que es el feminismo para la extrema izquierda.

R.- Bueno, es curioso porque Mónica Oltra fue la de «hermana, yo sí te creo», pero cuando ocurrió que su marido era el que abusaba de una menor tutelada por ella misma, resultó que fue la propia niña la que acudió esposada y siendo sospechosa de ser culpable de una falsa denuncia. Hemos pasado del «hermana, yo sí te creo» a que ahora la primera que ha salido a defender a Irene Montero es, precisamente, Mónica Oltra. En la Comunidad Valenciana, en estos momentos hay 100 abusadores y violadores pidiendo ya revisión de condena, es decir, hay 100 casos en revisión que podrían acabar o minimizando sus penas o directamente saliendo a la calle. Me parece que esto no es una broma, es un asunto muy serio. Porque. ¿Dónde está el Estado de Derecho? Y, sobre todo, la soberbia. Porque aquí lo que ha ocurrido, y lo hemos visto todos, es que aquí se han puesto en marcha leyes sin atender a los informes que se estaban haciendo. A mí me da igual el informe que me dé el Consejo Consultivo, me da igual el informe que me den los expertos, me da igual los informes que me digan, yo tiro para adelante con mi ley porque yo sé más que nadie. Es una mezcla de soberbia, de creerse en la posesión de la verdad. Sólo yo puedo hablar de los derechos de la mujer y usted no sabe nada porque usted es un agresor, un presunto agresor, haga usted lo que haga. Se han ocultado todos los informes a la hora de poner en marcha una ley de esta gravedad. Es una salvajada que haya más de 100 violadores o acosadores en la Comunidad Valenciana que se están frotándose las manos, yo no quiero vivir en un país así.

Lo último en España

Últimas noticias