Más de 9.000 policías garantizarán la seguridad del Consejo de Ministros del 21-D en Barcelona

Barcelona se blinda para frenar la avalancha de protestas del 21-D.

Todos los Cuerpos y Fuerzas de seguridad que participan en el dispositivo policial para la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona analizan al detalle todos los movimientos de los miembros del Gobierno para garantizar su seguridad y evitar enfrentamientos a cada paso que den. Más de 9.000 policías, entre Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y Guardia Urbana, participarán en un macrodispositivo sin precedentes para una reunión de estas características.

El mayor número de agentes, unos 8.000, serán Mossos de Escuadra que destinarán la mitad de la plantilla del Cuerpo -son unos 16.000- al dispositivo que empieza el jueves 20 a las 6 de la mañana y podría alargarse hasta el domingo 23. De los Mossos y la Guardia Urbana dependerá la seguridad ciudadana y la contención de los manifestantes en los distintos puntos donde se prevén concentraciones. La Policía Nacional llevará un mayor control de los alrededores de la Casa Llotja de Mar, donde se celebra la reunión, en coordinación con la unidad de escoltas del mismo cuerpo, además de reforzar la seguridad en los edificios del Estado. De ellos  dependerá el acceso al último cordón hasta este edificio.

La Guardia Civil, por su parte, garantizará la llegada de los ministros a Barcelona y junto a los Mossos y la Policía Nacional, escoltará a las autoridades en el trayecto desde al aeropuerto al centro. La Guardia Urbana, por su parte, gestionará los efectos de la movilidad por el cierre de calles.

Según ha podido saber OKDIARIO, ocho miembros del Gobierno aterrizarán el jueves por la tarde en el aeropuerto de El Prat, a bordo del Falcon del grupo 45 del Ejército del Aire que despegará de la base aérea de Torrejón de Ardoz. La dirección del aeropuerto barcelonés prevé que lo hagan por la terminal corporativa, unas instalaciones muy poco frecuentadas y adaptadas para la utilización de personalidades VIP, acortando los trayectos a pie de los miembros del Gobierno.

En esas mismas instalaciones aparcaría el avión presidencial hasta la marcha de la comitiva. El viernes se repetiría la operación, con el resto de ministros que no acuden a la cena de Foment del Treball del jueves. De ahí, con los vehículos oficiales de la Delegación del Gobierno y otros desplazados desde Madrid -como el Audi A8L del presidente- cogerán la Ronda Litoral hasta la Casa Llotja de Mar.

Cerrarán el centro de Barcelona

Aunque el dispositivo de seguridad aún no está definido, los Mossos prevén cerrar gran parte del centro de Barcelona, blindando un radio de casi medio kilómetro para evitar altercados al paso de la comitiva gubernamental. Eso afectará en la Vía Laietana y la Ronda Litoral, dos de las principales vías de la ciudad, pero también en el acceso al Parlament y el Palau de la Generalitat, la Estación de Francia y algunas estaciones de metro. Además, en ese perímetro hay distintos centros educativos, que ese día finalizan las clases y los alumnos acaban a las dos del mediodía, más o menos la hora en que los ministros abandonarán la Casa Llotja de Mar.

Aunque los Mossos han transmitido al resto de Cuerpos de Seguridad -con quien dicen hay una gran colaboración- que los GAAR -una versión más rápida y radical de los CDR- no tienen una gran capacidad de convocatoria, lo cierto es que este nuevo comando separatista preocupa a las fuerzas de seguridad del Estado.

En una semana han conseguido 6.000 seguidores en Telegram, desde donde coordinarán las acciones sorpresa y con poca antelación, lo que hace temer a Policía y Guardia Civil por la difícil respuesta que les puedan dar operativamente. A falta de una nueva reunión de coordinación el lunes, los Cuerpos de Seguridad estarán muy pendientes a lo largo de la semana de si la tensión aumenta. En ese caso, Interior podría desplazar más agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil hasta Cataluña.

Los 9.000 agentes que se desplegarán el próximo viernes supone un dispositivo de gran envergadura. El número de policías que patrullarán por Barcelona ese día multiplicará por seis el de los agentes que velan por la seguridad de un Madrid-Barça, considerado de alto riesgo. Como avanzó OKDIARIO, la dirección de los Mossos ha decidido cambiar horario y destinos de varios agentes para tener un mayor número de efectivos en la calle ese día. Aún así, algunos agentes pretenden coger la baja ese día en señal de protesta, lo que puede afectar al dispositivo planificado el pasado viernes y que el lunes se convertirá en resolución especial.

Lo último en España

Últimas noticias