Subida de la luz

Iglesias calcula en 15.000 millones al año el coste de su plan contra las eléctricas

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados. (Foto: EP)

Podemos ha aprovechado la subida de la factura de la luz para relanzar ante la opinión pública sus ambiciones ideológicas. Éstas pasan por la creación de una empresa nacional de energía. En definitiva, por el control público de las centrales hidroeléctricas. Un plan que figura en la hoja de ruta del partido de Pablo Iglesias, que encuentra ahora una ventana de oportunidad para sacarlo de nuevo a la agenda social y mediática. Podemos llegó a poner cifra a esa ambición de control o «plan nacional de transición energética», como lo denominaron: 15.000 millones al año. 

El subidón del recibo de la luz ha dejado en evidencia a Podemos, sus promesas electorales y sus críticas hacia el Gobierno del PP.

La formación, incluso, ha acabado admitiendo que la rebaja del IVA -uno de los instrumentos más efectivos en manos del Gobierno para que la factura sea más barata-no está entre sus objetivos. Nuestro país tiene actualmente uno de los impuestos más altos de la Unión Europea, pero el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, rechazó esta semana una bajada porque, alegó, reduce los ingresos del Estado. 

Impasibles ante la subida que deberán pagar los ciudadanos -la factura se ha incrementado en este inicio del año un 30% con respecto al pasado- Podemos se ha lanzado en cambio a responsabilizar a sus socios de coalición por rechazar la empresa pública de energía que ellos proponen.

«Ante el ruido, hablamos muy claro. Esto es lo que hay detrás de la indignante subida del precio de la luz», exponen en una campaña lanzada en las redes sociales, en la que tratan defenderse alegando que parte del programa del Gobierno firmado por el PSOE está «todavía por desarrollarse» y que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, «no tiene prácticamente competencias en energía».

La solución que proponen los podemitas es «intervenir el mercado eléctrico y nacionalizar una eléctrica para tener, al menos, una gran empresa pública de energía que pueda competir con el oligopolio que nos sube la luz». «Pero… ¿esto se va a hacer?», se preguntan. «No, porque el socio mayoritario de Gobierno no es partidario de ello», añaden desde Podemos para culpar directamente a los socialistas de la situación.

Culpa del frutero

En otro guión rocambolesco, y con un símil poco afortunado, el partido comparó una frutería con las compañías eléctricas para acusar a éstas de cobrar el consumo eléctrico al precio más caro.

«Te están cobrando la patata a precio de aguacate, y la derecha quiere que hablemos de bajar el IVA a costa de recortarte servicios públicos, pero de que el frutero se está forrando estafándote, ni mu. Pregúntate por qué tertulias y telediarios hablan del IVA y no de la estafa”, publicó Podemos en Twitter.

La comparación provocó las críticas de la oposición y también el enfado del colectivo de autónomos. «El ‘frutero se está forrando estafándote’. Estos autónomos se levantan a las 4 de la mañana muchos de ellos para ir a por la mejor fruta para servirnos a los ciudadanos. En política no todo vale para justificarse. Supongo que habrá una rectificación”, respondió Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). 

En plena ola de frío, el pasado viernes 8 de enero, el precio medio diario de la luz alcanzó los 94,99 euros MWh, el segundo pico más alto de su historia.

Un hecho que deja en evidencia las promesas de Podemos cuando se encontraba en la oposición y criticaba al Gobierno de Mariano Rajoy. La ahora ministra de Igualdad, Irene Montero, llegó a pedir así el voto para su partido: «Os pedimos el voto, os pedimos una oportunidad para gobernar. Lo reconoce todo el mundo: sólo nosotros podemos hacer que baje la factura de la luz o que la banca devuelva lo que nos debe, por algo sencillo: no somos perfectos pero a nosotros no nos compran», aseguraba en 2019.

Podemos lleva además en su programa la bajada del IVA de la luz que ahora rechaza. En concreto, en el punto 267 del documento para las últimas elecciones generales se recoge la rebaja del «IVA al tipo del 4 % a más alimentos y bebidas no alcohólicas, y al 10 % a todos los suministros básicos (calefacción, gas, electricidad) de los consumidores vulnerables».

En el programa destacan también como uno de sus objetivos la creación de una empresa pública eléctrica «para llevar a cabo la transición ecológica, luchar contra el cambio climático y bajar la factura de la luz».

«Con un mercado eléctrico dominado por un oligopolio privado, no es creíble que podamos acometer los objetivos planteados en el horizonte verde. Para conseguirlo, es necesario configurar un nuevo marco institucional y productivo bajo un control democrático. En el caso de la empresa pública eléctrica, esta será, junto con la Vicepresidencia de Transición Ecológica y Nuevo Modelo Industrial y el Banco de Inversión para la Transición Tecnológica y Económica (BITTE), un agente esencial a la hora de emprender esta transformación».

Lo último en España

Últimas noticias