Iglesias se siente traicionado por Díaz y exige venganza a Podemos: «Debe tener consecuencias»

El divorcio "ya consumado" entre la actual líder de Unidas Podemos y el principal partido de esta coalición se verá en la configuración de las listas electorales, apuntan fuentes podemitas

La guerra entre Pablo Iglesias y Yolanda Díaz lleva a la desaparición de Podemos en Andalucía

Podemos queda definitivamente fuera de las elecciones andaluzas: la Junta Electoral rechaza su recurso

Yolanda Díaz y Pablo Iglesias.
Yolanda Díaz y Pablo Iglesias.

La decisión de Yolanda Díaz -materializada por su entorno- de registrar la marca ‘Sumar’, de cara a las próximas elecciones generales, ha generado estupefacción en las filas de Podemos. Este movimiento unilateral por parte de la vicepresidenta segunda del Gobierno es visto, en la organización morada, como «su voluntad de romper con el partido que la hizo ministra». Y advierten: «eso tiene que tener consecuencias». Pablo Iglesias, Ione Belarra e Irene Montero se sienten «traicionados» por el mero hecho de que Yolanda Díaz no les hubiese informado del registro de la marca con la que pretende concurrir a los próximos comicios.

La ministra de Trabajo hace varios meses que trabaja en este proyecto, junto a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, la vicepresidenta valenciana Mónica Oltra y la portavoz de Más Madrid Mónica García, con la voluntad de aglutinar al máximo espectro ideológico posible. Algo que choca frontalmente con lo que representa en la actualidad Podemos, «alejados de la realidad y en la máxima radicalidad» reseñan desde su entorno. Díaz quiere alejarse de todo ello para crecer en las urnas a costa del PSOE. «Por el lado de Podemos se ha visto que hemos tocado techo», apuntan fuentes cercanas a la ministra gallega. A lo que responden con un contundente: «Hay que ir a por el centro», que persigue también Pedro Sánchez.

El divorcio «ya consumado» entre la actual líder de Unidas Podemos y el principal partido de esta coalición, a efectos prácticos, se verá en la configuración de las listas electorales. Yolanda Díaz no contaba ni con Ione Belarra ni con Irene Montero para los sitios más preeminentes de las diferentes candidaturas. La vicepresidenta estaba dispuesta a incluir sus nombres pero no necesariamente en puestos de salida.

«Su emancipación total» de lo que representa Podemos, al registrar la marca ‘Sumar’, hace que ahora ni Belarra ni Montero quieran ocupar un puesto en sus papeletas. Aunque admiten que «todavía es pronto para saber qué acabará ocurriendo, imagínate que al final no lo ve claro y no se presenta» los podemitas empiezan a asumir que «lo más conveniente será que nos presentemos en solitario». Y ahí entraría en juego de nuevo Pablo Iglesias.

Podemos, fuera de la ecuación

En todo este proceso de construcción del nuevo proyecto político, que culminará con la conformación de las candidaturas, una vez Díaz haya finalizado su «proceso de escucha a la ciudadanía» -que retomará tras las elecciones andaluzas-, Podemos ha quedado completamente apartado. Fuera de la ecuación. La vicepresidenta segunda apenas ha contado con las aportaciones de sus compañeros a lo largo de estos meses.

Cabe recordar que en el caso del acto que protagonizaron Díaz, Colau, Oltra y García en Valencia, ni tan siquiera invitó a sus colegas en el Consejo de Ministros Ione Belarra e Irene Montero. Eso, de hecho, fue lo que provocó el divorcio formal y la pérdida de confianza total entre el exvicepresidente Pablo Iglesias y su sucesora. Al ex líder morado no le gustó la idea del acto y aún menos que a él no se invitase a sus dos compañeras de filas.

Lo último en España

Últimas noticias