Iglesias exigió la dimisión de Delgado como ministra por su vinculación con las «cloacas de Interior»

(Vídeo: Agencia Atlas)

Dolores Delgado será la nueva fiscal general del Estado. Pasa de ser diputada del PSOE y ministra de Justicia a presidir la Fiscalía, algo que está siendo duramente criticado. Además, su perfil no está exento de polémica, y es que a los tres meses de ser ministra le salpicó el escándalo Villarejo.

En ese momento, fueron publicados diversos audios en los que su imparcialidad y profesionalidad quedaban muy cuestionados. Los audios fueron grabados en una comida que compartió la ex ministra en 2009 con el ex comisario, el entonces magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón y otros mandos policiales.

Según pudo saber entonces OKDIARIO, la entonces ministra de Justicia llamó a Sánchez, que se encontraba de viaje oficial en EEUU, para presentarle su dimisión al frente de la cartera. El presidente rechazó de inmediato la renuncia porque «el Ejecutivo no podía permitirse la dimisión de tres ministros en tres meses».

Entonces Pedro Sánchez decidió apoyar públicamente a la ministra de Justicia y ella aseguró, días después de publicarse las grabaciones, que «no iba dimitir; ni aceptaría chantaje de nadie». Y además añadía que contaba con el apoyo y la confianza de Sánchez.

El problema es que la oposición no la apoyaba como su presidente. En octubre de 2018 el Congreso exigió su dimisión en una moción del PP aprobada por el pleno con 166 votos a favor, 91 en contra y 83 decisivas abstenciones de Podemos y ERC, socios ahora del PSOE.

Sin las abstenciones de Podemos y ERC la iniciativa del PP no hubiera salido adelante. Además, casualmente el nuevo ministro de Justicia que la reemplaza en el cargo, Juan Carlos Campo, fue el diputado que en aquella ocasión tuvo que fijar la posición del grupo socialista.

Antes de la moción en el Congreso, Delgado ya fue reprobada por el Senado el 25 de septiembre, donde el PP tenía mayoría absoluta, por no haber defendido con diligencia y desde el primer momento en Bélgica al juez instructor del procés, Pablo Llarena.

Vuelta al Congreso, el PSOE no obtuvo el apoyo de su socio Podemos y el reclamó el cese de Delgado. La diputada de Podemos Gloria Elizo apostó por investigar todas las filtraciones relacionadas con Villarejo y dejar de mirar para otro lado ante las «mentiras de las cloacas».

El propio vicepresidente de Sánchez, Pablo Iglesias, exigía así su dimisión: «Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura de las cloacas de Interior en nuestro país debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría parlamentaria que protagonizó la moción de censura».

Lo último en España

Últimas noticias