Puigdemont urde una trampa en el sistema de votación tras el cierre del Centro de Telecomunicaciones

Independentistas
Carles Puigdemont durante el cierre de campaña (Foto: EFE)

El cierre del Centro de Telecomunicaciones de la Generalitat (CTTI) y, en consecuencia, el bloqueo de las aplicaciones que el Govern pretendía destinar al voto electrónico y recuento del 1-O, ha supuesto un golpe a los planes del independentismo.

Conocida la actuación de la Guardia Civil, el propio presidente catalán, Carles Puigdemont, ha convocado este mismo sábado una reunión informal en Gerona a la que han acudido el vicepresidente, Oriol Junqueras, y otros miembros de JxS, como Lluís Corominas o la secretaria general de ERC, Marta Rovira, además de representantes de la CUP. El objetivo: cambiar el sistema de votación previsto para el referéndum. Según fuentes conocedoras del encuentro, los independentistas urden una trampa para seguir adelante con la votación de este domingo.

La actuación de la Guardia Civil se produce después de la orden emitida-el viernes-por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para el bloqueo de hasta 29 aplicaciones informáticas que gestionaban bases de datos y que se pretendían usar en el referéndum del 1-O.

En el auto, la magistrada Mercedes Armas, que dirige la investigación al gobierno catalán por el 1-O, requirió al Centro de Seguridad y de la Información de Catalunya (CESICAT) que adoptara las medidas necesarias para la "detección de puntos de votación electrónica en los diferentes colegios electorales definidos por la organización del referéndum".

La magistrada tomó esta decisión tras recibir un atestado de la Guardia Civil que, en el marco de la investigación secreta sobre el 1-O abierta por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, detectó que la Generalitat "tendría establecido un plan por el que, a través de una aplicación conocida como ‘evot’ se podrían contabilizar los votos en los colegios electorales y podría ser empleada para ejercitar el voto telemático".

Últimas noticias