García Castellón recibe para estudio el informe sobre el 11M tras las declaraciones de Villarejo

11 marzo
Efemérides del 11 de marzo de 2019: ¿Qué pasó el 11 de marzo?

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha requerido y recibido de la Dirección General de Policía el informe sobre los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid que elaboró la Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC) creada en 2015, con Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior, según han informado a Europa Press en fuentes jurídicas.

García Castellón tomó esta decisión en el marco de un escrito de 15 páginas que el comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo, al que investiga en otra causa, presentó ante su juzgado el pasado 27 de febrero cuestionando la instrucción y la sentencia del 11-M y realizando una serie de afirmaciones que apuntarían a la existencia de una autoría intelectual que no llegó a ser investigada por intereses espurios.

Tras la presentación de aquella declaración, que llevaba adjunto un escrito instando la adopción de diligencias, el magistrado dio trámite a la Fiscalía de la Audiencia Nacional para que atendiendo a las ‘revelaciones’ de Villarejo, informase la conveniencia de investigar los hechos denunciados o adoptar algún tipo de diligencia.

Si bien la Fiscalía sigue aún estudiando el texto de Villarejo y aún no ha presentado su escrito al respecto, según las fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, el instructor, que ya ha abierto una pieza separada para analizar las ‘revelaciones’, pidió este lunes de oficio a la Dirección General de Policía que facilitase el mencionado informe.

El texto, que se elaboró siendo número 2 de la Policía Eugenio Pino, que está siendo investigado a su vez en el caso Villarejo, ha llegado en apenas 24 horas a la Audiencia Nacional, donde el magistrado estudiará su contenido para acordar, en su caso, nuevas diligencias, incluida la citación del comisario en prisión provisional o de otras personas cuyo testimonio pudiera ser de interés para esclarecer los hechos denunciados.

“No contiene ningún dato nuevo”

Aquel informe ya fue entregado al anterior Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza en 2017, cuando el propio Eugenio Pino reveló su existencia en una entrevista al periódico El Mundo. Su sustituto en la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional, Florentino Villabona hizo llegar a la Fiscalía el trabajo en formato PDF para que fuera revisado.

Tras estudiar su contenido, Zaragoza llegó a la conclusión de que el informe de la BRAC “no contiene ningún dato, indicio o elemento incriminatorio nuevo y/o distinto de los ya incorporados en su día al procedimiento judicial”.

“La Jefatura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, al estimar que no es útil ni pertinente la práctica de nuevas diligencias, ha procedido a su archivo por considerar innecesario su remisión al órgano judicial”, dijo el Ministerio Público en febrero de 2017 en un comunicado.

Sin embargo, tras las afirmaciones de Villarejo, García Castellón decidió revisitar aquel trabajo policial, pero al no encontrarlo en el Juzgado, lo solicitó de nuevo a la Dirección General de Policía, que sobre la marcha se lo ha hecho llegar.

En su momento, los propios técnicos policiales dijeron que el informe “se limita a hacer única y exclusivamente una somera auditoría a los protocolos de actuación de la Policía Nacional, sin que incluya referencia alguna a otro asunto que no sea esa mera revisión de las actuaciones policiales”.

El del 11M es uno de los al menos tres informes que con carácter reservado se hicieron en la Policía Nacional bajo mando de Eugenio Pino sobre casos antiguos, junto a uno relativo al supuesto chivatazo a ETA en el bar Faisán y otro en torno a la desaparición de Marta del Castillo.

Últimas noticias