Felipe VI advierte a Juan Carlos I de que debe cumplir con lo que prometió al negociar su regreso

Juan Carlos I
El Rey Juan Carlos I en Sangenjo.

Quince minutos después de la salida del Rey Juan Carlos del Palacio de la Zarzuela, los medios informativos han recibido el escueto comunicado informativo de la Casa de S.M el Rey en el que se ha dado cuenta del desarrollo de la larga jornada familiar -once horas desde las 10 de la mañana hasta las 9 de la noche- que se ha vivido en la residencia de la Familia Real durante más de 50 años.

Primero de todo, el Rey Felipe y su padre, don Juan Carlos, han dedicado un tiempo amplio de conversación a cuestiones de tipo familiar, sin que se especifique que temas concretos se han tocado en la larga charla entre padre e hijo, la primera en persona desde que el anterior monarca se marchó a la capital de Emiratos Árabes Unidos, hace casi dos años. Un tiempo en el que la distancia entre ambos se fue agrandando no sólo desde el punto de vista físico sino también desde una perspectiva emocional.

Lo que ha pasado en ese auto destierro de don Juan Carlos en Abu Dabi ha constituido una larga lista de desencuentros encabezada por el deseo reiterado del Rey emérito de regresar a España y la respuesta del Palacio de la Zarzuela de que debía esperar a que el Tribunal Supremo decidiera si abrir una causa judicial por las irregularidades de tipo económico y fiscal del anterior Rey o archivar las investigaciones de la Fiscalía General del Estado.

Aunque no se ha especificado si en la larga conversación de padre e hijo se ha abordado el disgusto de don Felipe y de los responsables de su Casa por la sobre exposición mediática del Rey Emérito durante el fin de semana en Sangenjo, es prácticamente seguro que ese asunto ha formado parte de la charla. De ahí que se haya recordado en un párrafo del comunicado dos de las condiciones establecidas por don Juan Carlos en la carta dirigida a su hijo el 5 de Marzo de este año: por una parte la voluntad del Emérito de establecer su residencia permanente en Abu Dabi y por otra, su decisión de organizar su vida personal y su lugar de residencia en ámbitos de carácter privado, tanto en visitas puntuales como si volviera a residir en España.

También, según el comunicado, don Felipe y don Juan Carlos han hablado sobre distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española desde que el padre del Rey decidió trasladarse a Abu Dabi, el 3 de Agosto de 2020. Una frase un tanto críptica ya que durante todo el tiempo que el anterior monarca ha permanecido fuera de España se ha divulgado la idea de que él ha estado siempre muy bien informado de lo que pasaba en su país. Un almuerzo familiar, con una sobremesa que se ha prolongado hasta las 9 de la noche, ha servido para el reencuentro del Rey Emérito con una buena parte del núcleo de su familia: la Reina Letizia y su hija menor, la Infanta Sofía, su consorte, la Reina Sofía, de quien se ha informado que se ha contagiado de Covid en su reciente viaje a Miami y ha tenido que llevar mascarilla y guardar las medidas correspondientes, la Infanta Elena y sus dos hijos Felipe y Victoria, y la hermana del Rey, la Infanta Margarita y su marido, Carlos Zurita.

Un recordatorio de que todos los términos de la carta de don Juan Carlos a su hijo de hace dos meses siguen constituyendo el marco de referencia de las actividades del Emérito, pone fin al comunicado del Palacio de la Zarzuela. Algo que se interpreta como un recordatorio y también una advertencia al anterior Jefe del Estado de que debe respetar lo que firmó tras negociar con los responsables de la Casa del Rey las condiciones para su regreso a España.

Lo último en España

Últimas noticias