Espinar disputará el liderazgo de Podemos: "Los Iglesias-Montero no tienen futuro"

Ramón Espinar, ex senador de Podemos y ex diputado en la Asamblea de Madrid, lanza un órdago a Pablo Iglesias y se postula como alternativa a liderar la formación morada. "Podemos tiene futuro, pero los Iglesias-Montero no", ha asegurado Espinar.

Ramón Espinar, ex senador de Podemos y ex diputado en la Asamblea de Madrid, lanza un órdago a Pablo Iglesias y se postula como alternativa a liderar la formación morada. Así lo ha expresado el ex secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid en una columna de opinión publicada en eldiario.es bajo el nombre de ‘Las cinco crisis de Podemos: nada grande puede hacerse sin grandeza’.

El ex dirigente de Podemos, que salió de la formación por desacuerdos con la cúpula del partido, ha pedido la celebración de una Asamblea Ciudadana –el máximo órgano de decisión del partido– de manera urgente para afrontar el futuro del partido morado tras el batacazo electoral del pasado 26-M cuando Podemos perdió casi 900.000 votos y una decena de diputados en toda España.

"Podemos tiene futuro, pero los Iglesias-Montero no", ha asegurado Espinar en la tribuna del citado periódico, la misma en la que el ex líder expone sus tesis y se ofrece como alternativa al liderazgo del actual secretario general. El ex líder critica abiertamente a la dirección de Podemos por eliminar la "pluralidad de portavoces" y encaminar al partido a una "homogeneización de mensajes, discursos y perfiles".

En este sentido, Espinar carga contra la directiva por no "mantener la pluralidad y la apuesta por interpelar desde diferentes perfiles con una política de alianzas electorales y confluencias más desarrolladas". "Todas las organizaciones políticas sufren mutaciones con el paso del tiempo, pero Podemos ha sufrido amputaciones en muy poco tiempo", asegura el ex secretario general en Madrid, que lamenta que el partido se encamine "a ocupar un papel testimonial".

Asimismo, Espinar lamenta las explicaciones ofrecidos por la cúpula de Podemos tras las elecciones del 28 de abril y del 26 de mayo, que parecen "una concatenación de excusas". "Es, cuando menos, terriblemente naif pensar que los debates pueden mover más de un millón de votos", ha apuntado. En este sentido, el dirigente arremete contra la dirección por su "modelo de análisis exculpatorio sobre cada suceso de la política española". "Siempre hay un acierto que explica lo que ha pasado y, entre acierto y acierto, un millón de votos que se pierden", ha sostenido.

Por otro lado, Espinar no entiende "qué consigue Podemos alentando un imaginario que convierte a los independentistas en parte del bloque progresista y al espacio del cambio en un actor subordinado del PSOE". "La construcción simbólica de ese bloque tiene sentido para la configuración, en el corto plazo, de un gobierno de coalición pero supone una catástrofe estratégica. Podemos pasaría de representar una irrupción popular y desde abajo en la política institucional a consolidarse como una élite política a la izquierda", sostiene Espinar.

Por todo ello, el ex líder del partido cree que toca "aprender del fracaso" y dejar de "aprender de los errores". "No es lo mismo. El fracaso es más amargo, invita a la reflexión profunda pero también a la acción y al cambio", ha avisado. "No hay nadie hoy en Podemos que no piense que lo razonable sería encontrarnos en una Asamblea Ciudadana", argumenta Espinar, que recuerda que Podemos es "un proyecto del pueblo y no una nueva élite política de izquierdas". "Hay margen para una política de cambio a la altura de nuestro pueblo", ha remachado.

El retorno de Espinar

Espinar abandonó Podemos el pasado 25 de enero tras argumentar que no se daban "las condiciones" para llevar el proyecto en condiciones. "Participar en un proyecto político implica compartir valores, ideas y ponerlas en marcha", aseguraba entonces.

El entonces secretario general de los morados dejó entonces su escaño en la Asamblea de Madrid y en el Senado, donde estaba como portavoz. Su salida se produjo tan solo una semana después de que Íñigo Errejón anunciara que se presentaba como candidato a presidir la Comunidad por la plataforma Más Madrid.

Su marcha del proyecto liderado por Pablo Iglesias se produjo, principalmente, tras sentirse "ninguneado" por la dirección nacional por apostar por una solución negociada con Errejón para evitar una lista alternativa en Madrid, como terminó ocurriendo finalmente.

Lo último en España