Independentismo de Cataluña

Duran Lleida: "Con un amigo te vas de copas o discutes de fútbol y con Artur Mas eso jamás pasó"

Entrevista a Josep Antoni Duran i Lleida (Vídeo: Lidia Rodríguez)

Duran Lleida, que acaba de publicar un libro de vivencias personales políticas, cree que Quim Torra es un "pobre hombre" sin personalidad política rehén de Carles Puigdemont. Aclara que no le une ninguna amistad con Artur Mas, a pesar de CiU y afirma que la sentencia del procés por el 1-O, intuye, "será condenatoria".

Josep Antoni Duran Lleida (Alcampell, 1952) ha sido uno de los dirigentes catalanes más importantes de los últimos tiempos, sin embargo, el separatismo catalán lo ha dejado sin casa en la que poder gobernar.  La alianza de Artur Mas con el separatismo más radical fue el detonante que hizo saltar por los aires los momentos de armonía vividos en el seno de CiU, así como la paz entre los dirigentes de UDC, las siglas a las que representaba Duran Lleida y que ahora están en descomposición tras presentarse a los comicios de 2015 en solitario por primera vez en su historia.

Ahora, sólo tres años después de abandonar la primera línea política, el ex diputado convergente decide contar parte de su historia en un libro titulado El riesgo de la verdad’ (Editorial Planeta) donde confiesa, entre otras cosas, que la tensión política y el radicalismo separatista le estaban costando la salud; que, a pesar de los años de trabajo codo con codo con Mas, no hay ni un ápice de amistad entre ellos o que el juicio del procés acabará  con una sentencia que, intuye, será condenatoria.

Duran Lleida, en una entrevista con OKDIARIO, cree que algo se ha roto en el seno de la sociedad catalana debido al proceso soberanista iniciado primero por Mas con el 9-N y más tarde con Carles Puigdemont el 1-O. Un proceso que, tal y como afirma el ex político, “lo veía venir en cierta medida, pero no hasta los términos en los que se ha producido”. Asegura, además, que “tanto o más importante que el 1 de octubre –día de la consulta ilegalizada por el Tribunal Constitucional–, fueron los días 6 y 7 de septiembre de 2017 cuando se aprueban las leyes que van contra la Constitución española y contra el propio Estatuto de Autonomía”.

Duran Lleida: "Intenté poner raciocinio en CiU con respecto al independentismo, pero a la vista está, no lo conseguí"

Reconoce Duran Lleida que, cuando la coalición con CiU aún estaba viva, intentó poner algo de raciocinio a la otra parte de la bicefalia de los convergentes: Artur Mas. “Lo intenté, pero a la vista está que no lo conseguí”, apunta con un ápice de decepción en el tono. “Desde 1996”, prosigue relatando desde una de las sillas aterciopeladas de la cúpula del Hotel Palace de Madrid, “intenté trasladar el peso del discurso de nuestra fuerza política del nacionalismo al catalanismo. Pero, no sólo no conseguí eso, sino que, además, la coalición se desplazó del nacionalismo al independentismo”.

Explica también el ex dirigente, ahora inmerso en el sector de la abogacía en el despacho su esposa Marta Colls, que en los últimos años, cuando empezó el viraje del catalanismo al independentismo de Convergencia en 2012, “Unió y mi persona en particular éramos unos referentes para intentar que no se acabara como se ha acabado, pero debo de reconocer que no tuve éxito”.

Duran Lleida afirma con determinación que una parte importantísima del catalanismo ha evolucionado hacia el independentismo. “Y este sí que es rehén de Quim Torra”, señala. No obstante, inmediatamente después de afirmar sin titubeos que el actual presidente de la Generalitat “es un pobre hombre, rehén de Carles Puigdemont” porque éste, relata, “no sólo no quiere gobernar Cataluña, sino que, además, lo que pretende es que no se pueda gobernar España”. El catalanismo moderado, quiere creer Duran Lleida, aún está vivo, aún existe: “Hay espacio para el catalanismo más tradicional, pero hoy lo representan pequeñas fuerzas políticas que necesitarán unirse, necesitarán tiempo y liderazgo de cara a materializar un proyecto catalanista distinto”.

Duran Lleida: "Quim Torra es un pobre hombre rehén de Carles Puigdemont"

Cuando Mas se niega a convocar elecciones y se deja caer en manos de la CUP y ERC es el momento en el que a la Generalitat llega un desconocido alcalde de Gerona. Un dirigente llamado Puigdemont del que poco se había escuchado hablar, al menos a nivel nacional, y del que se pensó, a la vista está que erróneamente, que sería un pelele sin voz ni mando. “Mire”, explica convencidísimo Duran Lleida, “yo jamás pensé que Puigdemont fuera un pobre hombre”. Es más, detalla, “es una persona con personalidad, valga la redundancia, con sus ideas políticas radicales en el seno de CiU, más cupero que no convergente, y nunca fue ningún títere. En todo caso, de haberlo sido, lo habría sido de la CUP que fue quien lo propuso como presidente. Y digo que pudiera ser, no digo que lo sea. No, no, Puigdemont tiene personalidad política, cosa que Torra no tiene”.

Cree Duran Lleida que para que la crisis catalana decante, entre otras cosas, tiene que acabarse el juicio del Tribunal Supremo donde se juzga a los doce dirigentes que orquestaron el golpe de Estado del 1-O. Desde su punto de vista, cree que “habrá una sentencia que intuyo que será condenatoria, no porque sea de los que dicen que la sentencia ya está escrita, yo defiendo absolutamente la independencia judicial y defiendo la actitud de la Sala. Es más, creo que el presidente de la Sala –Manuel Marchena– lo está haciendo muy bien, pero los jueces dictarán la sentencia por lo que vean y constaten en el Supremo y, tras esto habrá una condena, supongo, que habrá que administrar en el futuro”.

Duran Lleida: "Creo que el presidente de la Sala del Supremo –Manuel Marchena– lo está haciendo muy bien"

A partir de aquí, cree Duran Lleida que se tardará mucho tiempo en recomponer la situación. “Primero habrá que empezar por reconciliarnos nosotros mismos, antes que pretender la reconciliación con el resto del conjunto español porque en la sociedad catalana hay problemas de división importantes”, apunta.  “Se les llame fractura o se les llame como se quiera hay unos problemas de división importantes, por ello debemos comenzar por la reconciliación interna, con España y con los mercados, porque, aunque aún no se note el efecto negativo sobre la economía, éste llegará”, concluye.

En el libro Duran Lleida también relata que ni Mas ni él han compartido jamás una amistad, a pesar de las décadas de trabajo codo con codo en el seno de CiU. "El viernes 19 de junio de 2015 me reuní por última vez con el presidente Mas en el Palau de la Generalitat. Desde ese día no hemos vuelto a vernos, ni siquiera hemos hablado por teléfono", comenta en la publicación el ex dirigente.

Aclara el ex político que "amistad entre nosotros nunca hubo. Por amistad se entiende que te vas a tomar una copa juntos o discutes de fútbol, por ejemplo, y eso jamás pasó mientras convivimos en CiU”. De hecho, afirma tuvo más amistad con Jordi Pujol: “Aunque tampoco fui a tomar copas con él, hablé mucho más de política con Pujol que con Mas. Con Mas, lógicamente, hablabas del momento y de la administración de las votaciones o la estrategia en no sé qué campaña electoral, pero hablar políticamente y de fondo de política lo hice con Pujol”.

Duran Lleida: "Pujol apuesta por Mas como una solución política transitoria para hacer una apuesta definitiva por Oriol Pujol"

Precisamente, al ex presidente Pujol dedica Durán Lleida algunos de los pasajes de este libro. Entre ellos, el choque entre Miquel Roca y el molt honorable ex líder de CiU. Llama la atención uno de los entrecomillados, atribuido al entorno de Roca, que hace referencia a la influencia de Marta Ferrusola, la “madre superiora”, sobre su esposo: “El problema de Pujol es después de dormir en casa… Si lo pillas antes, entra en razón. Después, la presidenta y su hijo mayor –Oriol Pujol Ferrusola– hacen valer su poder”.

Duran Lleida explica que “decían, y puedo llegar a compartirlo, que venía a reflejar una gran influencia de la esposa en Pujol para algunos aspectos, no para todos”. El ex líder de Unió afirma que Pujol es “un monstruo político en el sentido positivo de la palabra, tiene capacidad política, es un gran político con todos sus déficits, como todos, y no era un pelele de su esposa. Sin embargo, para orientar ciertas cosas tenía esa debilidad por su mujer y, creo, y esto es juicio mío, Pujol apuesta por Artur Mas como una solución política transitoria para hacer una apuesta definitiva por Oriol Pujol, su hijo, como candidato a la Presidencia de la Generalitat”.

Según explica, “no podía sucederle porque nadie habría visto con buenos ojos ese nepotismo de que el hijo hubiera sucedido al padre, necesitaban cierto tiempo y en esto creo que había una estrategia familiar”. Eso sí, aclara, “se trata de una opinión mía no contrastada”. Si la candidatura del hijo de Pujol se diera ahora, cosa que parece harto improbable por su condena judicial por el caso de corrupción de las ITV en Cataluña, Duran Lleida cree que “no tendría éxito, pero cosas que he visto que no creía –como Artur Mas independentista– me han sorprendido y al final se han dado”.

Con respecto a la gestión de la crisis catalana que ha hecho Pedro Sánchez desde que éste venció en la moción de censura contra Mariano Rajoy, Duran Lleida cree que en Cataluña “tendrá premio”. Explica que “eso aquí –por Madrid, donde transcurre la entrevista– puede que no se entienda, pero en Cataluña se valora que no haya añadido leña al fuego y que haya intentado desinflamar”. Y añade: “No ha tenido finalmente éxito, pero la culpa de ello es más bien del bando independentista porque se empecinó en que en cualquier tipo de negociación debía situarse en primer término el referéndum y eso no lo ha permitido ni es este Gobierno ni lo permitirá ningún otro Ejecutivo de España como no lo permitiría ningún otro gobierno de un país democracia occidental”.

Duran Lleida: "La gestión de Sánchez en la crisis catalana tendrá premio en Cataluña, aunque aquí –en Madrid– no se entienda"

En el libro, además, relata que el no adherirse al separatismo catalán ha recibido insultos en la calle, así como agresión en las redes sociales del mundo independentista e, incluso, dentro de su propio partido. Unos hechos que fueron determinantes, junto con muchos otros acontecimientos políticos y personales como su propia salud que lo ayudaron a tomar la decisión de abandonar el escenario político de una vez por todas. “Soy una persona que no exteriorizo mis sentimientos y los guardo, y el intestino es como un segundo cerebro y tengo el colon irritable.

Por tanto, efectivamente, detalla, "pasé tres años muy mal y con episodios dolorosos por la tensión que estaba viviendo”, explica a OKDIARIO. Entonces, explica Duran Lleida, “como veía cómo estaban evolucionando las cosas, cosa que yo no compartía y tenía el reto de intentar evitarlas… Al final, todo ello me producía una suma de circunstancias que hicieron que fueran tres años difíciles”.

Lo último en España