La decisiva mesa de León en la que el PSOE se anotó votos de VOX no tenía apoderados de Abascal

El Ayuntamiento de León ha caído, al menos por el momento, en las manos del PSOE gracias a la alteración de los resultados escritos por triplicado en el acta de una mesa electoral en la que VOX había sacado un resultado claramente superior al resto de partidos.

PSOE León VOX
José Antonio Díez, candidato del PSOE al Ayuntamiento de León @EFE

El Ayuntamiento de León ha caído, al menos por el momento, en las manos del PSOE gracias a la alteración de los resultados escritos por triplicado en el acta de una mesa electoral en la que VOX había sacado un resultado claramente superior al resto de partidos. Sin embargo, los vocales presentes en la jornada electoral del pasado 26-M han asegurado, tras haber certificado los datos la noche electoral y recibir más tarde la visita de enviados del PSOE, que se equivocaron al escribir el resultado y que, en realidad, la cifra de VOX correspondía al PSOE y viceversa, tal y como ha adelantado OKDIARIO.

Pero, además de esto, que ya es bastante escandaloso, hay un dato adicional que eleva la polémica de la mutación de las actas. La citada mesa electoral era una de las pocas donde no había apoderados de VOX. Es decir, la una de las escasas mesas donde no había vigilancia de gente del partido de Santiago Abascal, un dato que resulta clave en caso de querer realizar cambios sin que nadie se pudiese quejar y que el PSOE conocía porque, al contrario que VOX, los socialistas sí contaban con apoderados suyos en la mesa.

Ante el escándalo, el PP y VOX han presentado un recurso ante la Junta Electoral Central porque sólo un pequeño cambio de votos supone, literalmente, que el Consistorio leonés pasaría a manos del PP y sus aliados, al PSOE y los suyos.  Dicho recurso se apoya, básicamente, en dos de las declaraciones que las citadas vocales de la mesa electoral han realizado ante el órgano electoral, testificación en la que se reconoce abiertamente que la mesa fue visitada por miembros del PSOE después de la jornada del 26-M y que fueron estas personas del partido de Pedro Sánchez las que les advirtieron “del error” y les ofrecieron, según la declaración, acompañarles “para ir ante notario y verificar que ha sido un fallo de transcripción”. Todos estos detalles, los cuales prueban una manipulación de los resultados electorales en León, están reflejado en las declaraciones de los vocales a las que ha tenido acceso OKDIARIO.

El cambio del resultado en la mesa fue clave porque la pérdida de esos votos provocó que VOX perdiera al concejal decisivo y que fuera  parar a las filas del PSOE. Un hecho que trajo como resultado que ls posibles alianzas del PP con otras formaciones de centro-derecha para mantener el Ayuntamiento de León se desvanecieran y cayeran en poder del PSOE, unos socialistas que podrán gobernar gracias a ese edil y el apoyo de Podemos y Unión del Pueblo Leonés (UPL).

La mesa del escándalo es concretamente la 7-5B del colegio de Las Pastorinas de León. Una mesa que ha resultado ser clave en toda estrategia de pactos, ya que gracias a esos votos VOX mantenía un concejal en el consistorio leonés. Sin embargo, al perderlo, lo ha ganado el PSOE. Y todo debido a un puñado de votos. La Junta Electoral de Zona –cuyo criterio debe revisar ahora la Junta Electoral Central (JEC) a causa de los recursos de PP y VOX– ha aceptado el cambio de versión de los vocales y, con ello, ha traspasado al PSOE los 130 votos que figuran en el acta a nombre de VOX. A cambio, ha dado a los de Abascal los 28 inscritos en el acta a nombre de los socialistas. Sin embargo, al perder VOX esos votos se queda fuera por completo del reparto de concejales en el Ayuntamiento de León por no superar el 5% legal del voto total.

Este periódico ha accedido a las declaraciones de las dos vocales –una de ellas presidenta de mesa– y en ellas aparece un dato revelador: ambas fueron visitadas por gente del PSOE para indicarles que todo era un error y que debían cambiar su versión y dar la mesa a los socialistas. La primera declaración corresponde directamente a la presidenta de la mesa electoral y en ella reconoce, literalmente, “que se ha puesto en contacto el PSOE con ella para ver si quedaban para ir al notario y verificar que ha sido un fallo de transcripción el número de votos hecho contar en el acta” y que “en realidad" el número de votos anotado en el acta como perteneciente a VOX “corresponden al PSOE”.

La segunda de las declaraciones, que también resulta clave en todo este escenario, es de la vocal segunda de la mesa: “Manifiesta igualmente que tuvo conocimiento del error porque habló con una compañera que fue apoderada en la mesa por PSOE y al preguntarle si en su mesa había ganado el PSOE y si no le importaría manifestarlo ante notario”.

Ahora el escándalo va a más porque, casualmente, esa mesa era una de las pocas en las que VOX no tenía apoderados. Un dato que era conocido, y de primera mano, por parte del PSOE porque los socialistas, al contrario que los de Abascal, sí estaban allí. Es decir, que el PSOE sabía que en caso de disputa, VOX tendría más difícil defenderse porque nadie de su equipo estuvo allí vigilando lo que ocurría.

Lo último en España

Últimas noticias