Junta de Extremadura

Los colegios extremeños enseñan que la Transición fue un «pacto de silencio» para exonerar al franquismo

franquismo
Los colegios e

El curso escolar en Extremadura ha comenzado con una novedad: la aplicación de la denominada ‘Ley de memoria histórica y democrática de Extremadura’, que entró en vigor el pasado mes de marzo. Los alumnos de la ESO y 2º de Bachillerato recibirán clases para formarles en la «Verdad histórica» (con mayúscula en la ley) de la guerra civil, el régimen de Franco y el «pacto de silencio» de la Transición para exonerar los crímenes del franquismo.

La exposición de motivos de la norma extremeña explica que la Ley de Amnistía de 1977, uno de los pilares sobre los que se construyó la Transición de la dictadura a la democracia y que contó con el voto favorable de UDC, PSOE, AP y PCE, fue un «pacto de silencio» que hizo imposible «tanto la recuperación de la memoria y la dignidad de las personas represaliadas como la localización y exhumación de las fosas comunes debieron realizarse en todas partes, durante los años ochenta y noventa, solo por familiares y personas allegadas de las víctimas, con el apoyo, en alguna ocasión, de partidos políticos y sindicatos de izquierda».

Marcelino Camacho, al defender la Ley de Amnistía en nombre del PCE durante el debate en el Congreso de los Diputados, definió la amnistía como la pieza capital de la política de reconciliación nacional. «¿Cómo podríamos reconciliarnos los que nos habíamos estado matando los unos a los otros si no borrábamos ese pasado de una vez para siempre?», se preguntó el dirigente comunista.

Cuarenta años después, la reconciliación ya no es el objetivo. La ley aprobada por PSOE y Podemos se plantea como objetivo establecer una «Verdad histórica» que permita «conocer en toda su amplitud los orígenes, naturaleza y manifestaciones de la represión política, ideológica, educativa y cultural que sufrieron las extremeñas y los extremeños» durante la guerra civil y el franquismo.

Secundaria y Bachillerato

Esta «Verdad histórica», para los alumnos de Secundaria, se les trasladará en el bloque titulado ‘La estabilización del Capitalismo y el aislamiento del Bloque Soviético’. Ahí figura un capítulo sobre el franquismo en el que los profesores explicarán «las causas para que se estableciera una dictadura en España, tras la guerra civil, y cómo fue evolucionando esa dictadura desde 1939 a 1975»

En el caso de 2º de Bachillerato, se incluye en el bloque titulado ‘Normalización democrática de España e integración en Europa’. En él hay un apartado dedicado a la «reparación y reconocimiento de las víctimas de la represión en la guerra civil y la posguerra».

La ley extremeña establece que esta «Verdad histórica» será contenido de enseñanza «en los diferentes niveles educativos» (artículo 3) y se incluirá en «los programas curriculares de los diferentes niveles de enseñanza». El artículo 49.1 detalla el ámbito educativo, sin dejar un solo rincón al margen: la Educación Primaria, la Educación Secundaria Obligatoria, el Bachillerato y la Educación Permanente de personas adultas. Sin embargo, habrá que esperar al próximo curso para que los efectos de la ley lleguen a los alumnos de Primaria y de Educación para Adultos.

Formación de profesores

Naturalmente, la ley regula el papel de aquellos que son los encargados de trasladar la ‘Verdad histórica’ a los alumnos: los profesores. «Con el objetivo de dotar al profesorado de herramientas conceptuales y metodológicas adecuadas, la Consejería competente en materia de educación incorporará a los planes de formación del profesorado la actualización científica, didáctica y pedagógica en relación con el tratamiento escolar de la Memoria Histórica y Democrática de Extremadura», afirma la ley (artículo 49.2).

Lo último en España

Últimas noticias