Colau prohíbe las caceroladas contra una mezquita que sí autorizó tras la detención de los golpistas

Ada Colau
La alcaldesa barcelonesa, Ada Colau. (Foto: Barcelona)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha advertido a los vecinos que protesten contra la instalación de una mezquita, en el distrito de Nou Barris, de que serán sancionados si llevan a cabo caceroladas o cualquier otra manifestación que afecte al nivel acústico.

La prohibición contrasta, sin embargo, con la permisividad de la regidora tras las detenciones de los dirigentes golpistas-de ellos, aún en prisión están el ex vicepresidente Oriol Junqueras, y los líderes de la ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart– cuando no puso inconvenientes a las caceroladas por toda la ciudad y a altas horas de la noche.

En concreto, el ayuntamiento de Barcelona ha enviado varias cartas en las que se les advierte de que "se están produciendo determinadas conductas en el espacio público que comportan ruido y molestias al vecindario por su volumen, intensidad y frecuencia".

"Estas conductas, que han generado distintas quejas vecinales, están consideradas legalmente como una intromisión en la intimidad de las personas y una alteración de la pacífica convivencia. Por este motivo, informamos de que estas conductas, en la medida en que no se pueden medir acústicamente, pueden ser consideradas motivo de contaminación acústica, tipificada como una infracción administrativa" y que, por tanto, puede llevar a una sanción económica.

La instalación de esta mezquita lleva meses provocando la tensión entre los vecinos, contrarios y partidarios, lo que ha obligado incluso a reforzar la vigilancia policial en la zona.

Lo último en España

Últimas noticias