Chalet de Iglesias en Galapagar

Burlan el blindaje del casoplón de Iglesias y ponen el «Viva España» a todo volumen desde un cerro

La zona que rodea el chalet del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, está férreamente protegida por un operativo de la Guardia Civil. Pero pese a que las caceroladas están prohibidas, un grupo de manifestantes ha optado por burlar el blindaje y reproducir con altavoces de gran potencia el ‘Viva España’ de Manolo Escobar desde un cerro cercano a la finca.

«Entre flores, fandanguillos y alegrías, nació mi España, la tierra del amor. Sólo Dios pudiera hacer tanta belleza, y es imposible que puedan haber dos». Los primeros acordes del ‘Que viva España’ de Manolo Escobar comenzaron a sonar ayer sobre La Navata gracias a un sistema de sonido de alta potencia que colocaron un grupo de media docena de manifestantes. «Cansados», dicen, de que se les haya prohibido las caceroladas, de que se les identifique por sistema y de que no puedan circular libremente por las calles de su municipio.

Por ello, decidieron llevar su protesta a un lugar algo más lejano, a un pequeño cerro sobre las vías de tren que se encuentra a apenas 400 metros de la finca de Pablo Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero. Una protesta más lejana pero mucho más audible, en vista a las imágenes que ellos mismos grabaron.

Con un amplificador, dos altavoces de 1.200 vatios y un megáfono, los manifestantes distribuyeron el sonido por todo el valle a la hora en la que normalmente medio centenar de vecinos se congrega, paseo arriba y paseo abajo, en las calles que circunvalan la finca vicepresidencial de La Navata.

Galapagar, blindado

El Ministerio del Interior ha reforzado en las últimas semanas el dispositivo de seguridad instalado en las inmediaciones de la casa del vicepresidente. El chalet en el que residen en Galapagar está estos días rodeado por al menos medio centenar agentes y una veintena vehículos.

Entre ellos, un equipo del Grupo de Reserva y Seguridad Nº 1, con uniforme negro. Además, a los manifestantes se les ha trasladado por parte de los agentes que no está permitido golpear cacerolas ni provocar «contaminación acústica».

Al menos medio centenar de agentes de uniforme -y posiblemente alguno más de paisano- vigilan estrechamente la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero estos días. La casa y los alrededores: pueden verse agentes hasta a 300 metros de la vivienda. Entre el grupo, según ha sabido OKDIARIO de fuentes de la Guardia Civil, hay al menos tres suboficiales al frente que dan las órdenes diarias del despliegue y vigilan que el operativo se realice sin complicaciones.

Una unidad de élite

Entre los agentes desplazados estos días hasta Galapagar hay miembros de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), como OKDIARIO adelantó la semana pasada, una de las unidades de élite de la Guardia Civil. Una decena de agentes, encuadrados en el grupo Nº 1 de esta unidad, ha sido desplegado en la zona por orden de Interior.

Lo último en España

Últimas noticias