Crisis del coronavirus

Ayuso empezó a adoptar medidas restrictivas contra el coronavirus dos días antes del 8M

Ayuso empezó a adoptar medidas restrictivas contra el coronavirus dos días antes del 8M
Isabel Díaz Ayuso.
  • Teresa Gómez y Pelayo Barro

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, comenzó a tomar medidas drásticas hace más de dos semanas para evitar el contagio de coronavirus en las residencias de ancianos. Lo hizo exactamente el pasado 6 de marzo, dos días antes del 8M cuando el Ejecutivo de Pedro Sánchez jaleaba una manifestación que aglutinó a más de 120.000 personas en Madrid. Una de las 400 marchas que se celebraron en toda España. Dos días antes, Ayuso ya ordenó el confinamiento de ancianos para evitar su contagio, impuso severas restricciones a las visitas desde el exterior y prohibió que los alumnos de Medicina rotaran por los hospitales propagando el virus.

El pasado 6 de marzo, la presidenta de la Comunidad de Madrid ordenó limitar las visitas a las residencias de ancianos para reducir la presencia de personas ajenas en las mismas. Sólo se admitían aquellas que fueran «estrictamente necesarias». Cuando los familiares de los internos, por motivo de fuerza mayor, tenían que visitar al residente se les obligó a usar una mascarilla quirúrgica.

Estas medidas se acordaron el 6 de marzo y fueron aprobadas y comunicadas por parte de las residencias a los familiares de internos el 8 de marzo. En el comunicado, los centros advertían que las medidas impuestas desde el Gobierno regional eran en la práctica un confinamiento de los ancianos para preservar su salud frente al coronavirus. No podrían salir y sería más complicado visitarles. El mensaje llegó a través de correos electrónicos, a los que ha tenido acceso OKDIARIO.

Ayuso empezó a adoptar medidas restrictivas contra el coronavirus dos días antes del 8M
Nota informativa de la Comunidad de Madrid a las residencias de ancianos.

Además, desde el Gobierno de Ayuso se anunciaba que quedaba terminantemente prohibida la visita a los centros de mayores de personas que presentasen síntomas relacionadas con el Covid-19: tos o dificultad respiratoria. Cualquier mínimo síntoma suponía quedarse sin visitar a un familiar para evitar el contagio de los internos.

«Extremar al máximo» la higiene

Además, la Consejería de Sanidad recordaba la necesidad de que el personal de las residencias extremara «al máximo el lavado de manos» y explicaba: «Se debe realizar un lavado frecuente con agua y jabón o soluciones hidro-alcohólicas, especialmente después de toser, estornudar y tocar o manipular pañuelos u otras superficies potencialmente contaminadas». Así como «medidas de higiene respiratoria».

Hasta ese momento sólo había 8 fallecidos por el virus en España. Las afectados eran mayores de 73 años y presentaban patologías previas. Tras la muerte de los dos primeros ancianos en Madrid, Ayuso decidió de inmediato cerrar los 213 centros de mayores de la región.

Ahora, en una sola residencia ya se supera la veintena de fallecidos. Pese a las medidas profilácticas ante la enfermedad, el coronavirus ha arrasado las residencias. En algunas el escenario es dantesco. La Unidad Militar de Emergencia (UME), por ejemplo, halló cuerpos de fallecidos cuando acudió a desinfectar centros de la tercera edad. El Ejército se encontró ancianos conviviendo en el mismo techo con estos cadáveres en «malas condiciones de salubridad». Motivo por el cual la Fiscalía General del Estado ya a abierto una investigación.

Lo último en España

Últimas noticias