Alonso mantiene el pulso y encarga al sorayismo la ponencia para ‘federalizar’ el PP Vasco

Alfonso Alonso
El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso. (Foto:Getty)

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, no rebaja ni un ápice la tensión y el pulso que mantiene con el PP nacional dirigido por Pablo Casado. Primero, comunicó públicamente su deseo de abordar una convención de los populares vascos los próximos 13 y 14 de septiembre en San Sebastián. El objetivo,  convertir el PP de esta comunidad autónoma en una isla dentro de la estructura nacional del partido, al más puro estilo PSC. Y ahora, el líder del PP en esta comunidad ha entregado la redacción de las dos ponencias que se expondrán en dicha convención a dos sorayistas.

La ponencia política la realizará la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, persona favorable a las tesis de la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y poco cercana al rumbo del nuevo PP de Casado. La ponencia económica la desarrollará Ana Morales, favorable a las mismas tesis. La orden interna es la de exponer en esas ponencias un plan general del partido que pasa por tener “personalidad propia frente al PP nacional”, “un ideario claramente defensor del autogobierno autonómico” y “unos planteamientos radicalmente moderados”. En resumen, una especie de Ciudadanos pero defendiendo a ultranza el autogobierno vasco y el sistema de concierto y cupo propio del régimen foral.

Dos ponencias de sorayistas

La dos ponencias serán el eje del futuro PP en esta comunidad autónoma. Un PP regional cuyo hundimiento es más que evidente y que no ha dejado de perder fuerza desde que sus postulados eran justo los contrarios. De esas ponencias -y en especial, de la política- saldrá la “definición clara del proyecto de País Vasco que defiende el PP regional”, señala uno de los miembros de este partido, “y hay una clara preocupación entre los integrantes del partido porque no es en absoluto unánime el deseo de seguir por esa línea”, añade.

La intención del presidente del PP vasco es usar esa convención para marcar una «personalidad propia» del partido en el País Vasco. O lo que es lo mismo,  marcar distancias con Génova 13 y alejarse de las posibles alianzas con Vox y Ciudadanos que trabaja desde hace meses el PP nacional y que le han permitido, por ejemplo, conquistar por primera vez la gobernabilidad de Andalucía. Y todo ello desde un mensaje central: que el PP vasco defiende el sistema diferenciado de cupo y concierto económico de la comunidad autónoma.

«Moderación radical»

El “autogobierno autonómico dentro de los márgenes de la Constitución», la defensa de los fueros y la “moderación radical”, serán los ejes de esa ponencia política.

Alonso ha avanzado ya dicha convención con la intención de que el PP defina «con claridad» su proyecto para el País Vasco. Éste, según los populares vascos, tiene un eje prioritario: que el partido se perciba como «la única referencia de centro derecha constitucional» en el País Vasco.

En esa convención no se oculta el deseo de «ampliar las bases» del electorado del PP en el País Vasco. Una idea que ha recorrido los postulados de ese PP desde hace tiempo bajo un mensaje que no ha dejado de fracasar: el de absorber a los supuestos votantes moderados del PNV, un partido que, efectivamente se ha quedado como el único representante de la derecha y de la defensa de la empresa y la economía de mercado, pero, eso sí, con un marcado componente nacionalista que le ha llevado a defender ya en su propuesta de nuevo Estatuto vasco la autodeterminación de lo que ellos denominan nación vasca con plenos derechos como sujeto jurídico político.

Lo último en España

Últimas noticias