LOS QUE SE HAN IDO / HABLAN SUS FAMILIAS

Alejandra, hija de un fallecido por Covid-19: «Sánchez sonríe en el Congreso porque no le duelen los muertos»

Alejandra ha perdido a su padre en un hospital de Tenerife. Tras ingresar por un problema cardiaco se contagió de coronavirus, lo que terminó provocándole la muerte. Su hija ha expresado su rabia sobre lo sucedido y se ha mostrado crítica con la atención recibida en el centro hospitalario y la «falta de información del Gobierno», al que acusa de ocultar información y de tener falta «de empatía».

«Mi padre estaba en recuperación después de una intervención y no tenía defensas por el antibiótico que le habían puesto. Le pasaron a planta a una habitación con otro hombre que dio positivo y le contagió», relata.

El día que Alejandra esperaba que su padre fuese dado de alta, el médico le confirmó la peor de las noticias: había dado positivo por coronavirus. Por lo tanto, tuvo que quedarse ingresado en aislamiento en el hospital .

Su hija denuncia que el trato en el hospital no fue el adecuado y que, pese a respetar el trabajo de los sanitarios, las medidas no fueron las correctas. «Estuve un fin de semana sin poder hablar con mi padre mientras él se encontraba mal y el médico no fue ni a visitarle», asegura.

Cuando su padre empeoró, se enfrentó a aquello que muchos familiares han denunciando: la selección de los pacientes que podían ingresar en la UVI y acceder a un respirador. «La doctora de UVI puso en el informe que, dada la edad y las patologías del paciente, creía que no se iba a beneficiar de ello y lo desestimó. Le denegaron la posibilidad de poder salir adelante», lamenta. «Si sé que esto es así no le hubiese llevado al hospital porque lo dejaron morir. Le pusieron morfina directamente y podía haber salido adelante», relata emocionada.

«Le pusieron morfina directamente. Le dejaron morir y podía haber salido adelante»

A la dureza de la situación se añadió la imposibilidad de visitar a su padre para poder despedirse de él. «Me llamaron para recoger sus pertenencias pero no me dejaron verle ni a distancia. El mostrador donde recogí sus cosas estaba justo enfrente de su habitación pero yo no pude decirle nada ni manteniendo la distancia», lamenta. «No me dejaron hablar con él ni por teléfono. Mi padre se fue y yo no pude despedirme de él», asegura.

Quejas del Gobierno

Alejandra cree que el Gobierno ha actuado «fatal» porque «ha ocultado noticias e informes» que podían haber marcado una gran diferencia en la gestión de la situación.

«Han intentando mantener una falsa tranquilidad. No puedes alarmar a la población pero hay que informarles para que se tome conciencia«, se queja de la actitud que tomó el Ejecutivo desde la llegada del coronavirus.

Además, Alejandra asegura que uno de los errores del equipo de Pedro Sánchez ha sido «las vueltas que han dado con las distintas versiones: «Todo ha sido mentira. Dicen una cosa, reculan y dicen otra. Esperan a que todo se desarme para decir que van a hacer algo que ya habían propuesto otros partidos», añade.

«No hicieron previsión y esto se sabía desde diciembre cuando el virus estaba en China. Sanidad no se preocupó de que en los hospitales hubiese material para enfrentar una pandemia», asegura sobre la crisis sufrida en los hospitales del país donde los sanitarios no contaban con la protección adecuada.

Sus sentimientos son en estos momentos una mezcla de «impotencia, dolor, rabia y odio», asegura: «Tengo todas las sensaciones más chungas en un saco dentro de mí».

«Sánchez debería ponerse en nuestros zapatos. El Gobierno tiene mucha culpa de lo que ha pasado»

Al ser pregunta por un mensaje dirigido al presidente, la entrevistada asegura que si dice todo lo que piensa «acabaría presa». El enfado de Alejandra, como el de miles de españoles, ha generado un clima de tensión que el Gobierno conoce y pretende paliar. «Ya que es presidente de España debería demostrar que le importamos un poco los españoles», reclama la entrevistada. «No se quién es más inepto si él o los que están con él», asevera sobre el equipo del que se ha rodeado el presidente durante la pandemia que ha dejado varias decenas de fallecidos en España.

Otro de los puntos en común en las familias de las víctimas es la disconformidad con las formas que el Gobierno ha adoptado de cara al trato con los ciudadanos o, incluso, la falta de formalidades en cuanto al luto se refiere. «Yo le veo muy contento sonriendo el Congreso. Yo entiendo que no le duelan los muertos que no sean suyos pero es el presidente del país y como mínimo, debería tener empatía», declara.

«Que se ponga en nuestros zapatos. El Gobierno tiene mucha culpa de lo que ha pasado», sentencia.

Muchas familias han encontrado refugio en asociaciones como la Plataforma de Afectados por el Covid-19, donde un grupo de juristas, periodistas y ciudadanos han decidido crear un espacio para asesorar a las víctimas.

Lo último en España

Últimas noticias