Críticas del cuerpo diplomático al Gobierno por no permitirles desactivar el mensaje independentista en el exterior

Embajada Londres
Lazos amarillos en la Embajada española en Londres.
Comentar

Las críticas del cuerpo diplomático al Gobierno por no permitirles desactivar el mensaje independentista en el exterior han empezado a sonar. Fuentes españolas en Bruselas han afirmado a OKDIARIO que “es un comentario habitual entre los cuerpos desplazados en el exterior” la crítica y el reproche por lo que consideran que es “un error de planificación en la creación de un discurso en el exterior contra el separatismo”. Estas mismas fuentes apuntan que problemas como los vividos para conseguir cursar una euroorden de detención en Alemania, Bélgica o Dinamarca se podrían haber solventado “habiendo estructurado un mecanismo adecuado de información y contrainformación para evitar el desgaste de la imagen de España a causa del control de las redes por los separatistas”.

Todas estas fuentes señalan el daño tremendo que a hecho España la difusión masiva y orquestada de las imágenes descontextualizadas de las cargas policiales el día del 1-O. Y el daño que igualmente ha generado para la credibilidad de nuestra democracia la viralización de versiones de falsas víctimas. “Todo ello ha corrido por las redes llegando a infinidad de países. Y los jueces o fiscales que tienen que intervenir en un proceso como la euroorden son personas que reciben igualmente esa información falsa o manipulada”, aclara un alto representante de España en el exterior.

“Debería haberse preparado un contingente y una estrategia para haber tenido a todos estos países preparados y para contrarrestar lo era muy posible que llegase”, añade un alto funcionario español en Bruselas.
No se trata de la única crítica que ha surgido en los últimos días ante esta situación en la que está resultante muy difícil tramitar cuestiones como una euroorden.

Este mismo lunes, el eurodiputado del Partido Popular, Esteban González Pons, ha enviado una carta al resto de eurodiputados del Parlamento Europeo en la que asegura que “algo funciona mal” en la Unión Europea cuando “un tribunal regional puede anular en dos días el criterio de un Tribunal Supremo nacional”, en referencia a la decisión del Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein de descartar el delito de rebelión y dejar en libertad bajo fianza a Carles Puigdemont.

“Con todo el respeto, algo no está funcionando en nuestra Unión cuando un tribunal regional puede anular en sólo dos días el criterio de un Tribunal Supremo nacional, elaborado durante seis meses de detallada y exhaustiva investigación sobre pruebas legalmente demostrables, y sin posibilidad de recurrir a un tribunal superior”, denuncia en la misiva.

“España pertenece a Europa. Creemos en este proyecto común europeo y estamos preparados para luchar por él. Pero esta Unión sólo es posible si podemos confiar entre nosotros y si nos apoyamos cuando uno de nosotros está siendo atacado. Eso es lo que significa Europa”, añade.

El mensaje de González Pons iba dirigido a provocar una reflexión sobre el mal funcionamiento de la euroorden. Pero también es verdad que algunas de las personas que han recogido el guante de este mensaje no han dudado en entonar una crítica contra la Administración española por no haber hecho previamente una labor “de sembrado del mensaje”. Algo que, según las fuentes consultadas por este diario, “de alguna manera podría haber ayudado”.

Últimas noticias