El consejero valenciano Marzà regó con subvenciones a la entidad pancatalanista de la que fue miembro

Vicent Marzà
Vicent Marzà, consejero de Educación de la Comunidad Valenciana.
Comentar

Vicent Marzà, consejero valenciano de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, ha concedido notables ayudas a Escola Valenciana, la asociación favorable a la invasión cultural catalana en la Comunidad Valenciana de la que él mismo fue un destacado miembro activo antes de desembarcar en el Ejecutivo autonómico que mantienen a medias el Partido Socialista de Ximo Puig y Mónica Oltra, de Compromís.

Escola Valenciana, que además ha recibido históricamente un fuerte apoyo económico por parte de la Generalitat catalana, recibió en 2016 295.000 euros en ayudas del Consell valenciano. Los pagos se dividieron en siete subvenciones distintas. Cuatro subvenciones de la Conselleria de Educación que dirige el propio Marzà por un valor total de 213.832 euros. Otras dos por 21.012 también de Educación, otros 6.000 euros de la Consellería de Transparencia y 70.000 de la Conselleria de Hacienda para la promoción “sociocultural de la Comunitat”.

El pago de esta última subvención de 70.000 euros procedente de la Hacienda valenciana no fue en solitario. El Gobierno valenciano concedió este importe mientras entregaba una cantidad similar a Acció Cultural del País Valencià (ACPV), de nuevo, otra entidad centrada en divulgar le invasión cultural catalana. El objetivo oficial de estas subvenciones es “la promoción sociocultural de la Comunidad Valenciana”, según las órdenes publicadas por la Generalitat Valenciana.

La argumentación dada para conceder estas ayudas no oculta el fin último: el establecimiento de esquemas de cooperación con entidades civiles “para promover la normalización lingüística” en la Comunidad Valenciana. Es decir, el avance del catalán en esta comunidad autónoma.

La ayuda directa a la Fundación Escola Valenciana aclara, además, que se trata de una entidad que lleva treinta años luchando por esta normalización y que, pese a ello, no mantenía hasta ese momento ningún convenio de colaboración con la Generalitat Valenciana.

Marzá se ha apoyado en la propia legislación, que es cierto que contempla la posibilidad de conceder de forma directa, con carácter excepcional, “subvenciones que acrediten razones de interés público, social, económico o humanitario, u otras debidamente justificadas que dificulten su convocatoria pública”. Pero, también es verdad que resulta llamativo que la lluvia de ayudas haya tenido como objetivo su propia cuna, la de la asociación en la que el se vio impulsado.

Escola Valenciana se ha caracterizado en los últimos años por su posición especialmente crítica con el Gobierno del Partido Popular, algo que ha compatibilidad con una evidente cercanía al PSPV (que le ha premiado como ejemplo de modelo educativo) y, especialmente, de la Generalitat de Cataluña.

De hecho, desde el Ejecutivo de Artur Mas logró en su momento otros 110.000 euros en ayudas en el primer semestre del 2014, cantidad que se suma a los 102.900 del ejercicio 2013 y a los 193.500 de 2011. En total, 307.400 euros procedentes del dinero público catalán.

Últimas noticias