Autónomos

Ventajas e inconvenientes de ser autónomo

Ventajas e inconvenientes de ser autónomo
Ahorro de energía en empresas

El mercado laboral en España en estos momentos está un poco «atascado», especialmente a raíz de la pandemia de covid-19. Por ello muchas personas deciden hacerse autónomos o crear una empresa. Cada opción tiene tiene sus ventajas y desventajas. Sin embargo, es necesario tener muy claros cuáles son tus derechos y deberes antes de decidirlo para tomar la mejor decisión.

Entre las principales desventajas se encuentra el hecho de que siendo autónomo no existe la seguridad de recibir una cantidad fija mensual como un asalariado. Además, no existe la prestación por desempleo y cuando uno es autónomo no puedes pedir la baja a excepción que sea una “incapacidad temporal”. Además, tu responsabilidad no será limitada. Todo pasará por ti, incluso las deudas que puedas llegar a contraer. En el caso de una empresa, la responsabilidad es limitada y solo debes responder por el valor total del capital social.

En el aspecto de las desgravaciones, como autónomo, para algunos gastos, solo puedes desgravarte el 50% del total (y del IVA). Una empresa puede desgravar siempre el 100%. Por ejemplo en una reparación de un coche. Por ello, si estabas pensando en temas de financiación, préstamos, etc..  tendrás que olvidarte. Para conseguir un crédito normalmente lo tendrás más difícil que una sociedad. A diferencia de un empleado de una compañías, también tendrás que preparar tus propias facturas, tener control de tus gastos y de la facturación, así como de todos los aspectos relacionados con el negocio.

Cuando ponemos en marcha nuestra propia empresa, debemos saber desde el principio que ésta requerirá muchas horas de esfuerzo y dedicación, sobre todo al principio. Emprender significa, en muchos casos, desarrollar muchas aptitudes y ser capaces de ponerlas en práctica todas a la vez, esto es, ser “multitarea”, así como desarrollar unos buenos hábitos de productividad empresarial.

En relación con lo anterior, la incertidumbre con respecto al crecimiento y consolidación de nuestro proyecto empresarial es constante para el emprendedor. Como empresarios o profesionales autónomos, somos los responsables últimos de cada decisión, de cada éxito y de cada fracaso.

Ventajas

Por el contrario, ser autónomo tiene por supuesto una serie de ventajas que hacen que cada vez sean más personas las que piensan y valoran la posibilidad de emprender un negocio. La primera y mejor de todas es que serás tu propio jefe y gestionarás tu día a día, con tu metodología y tu horario, teniendo el control total de tu actividad.

Entre las cosas positivas también está el hecho de que podrás desgravar el IVA y por lo tanto puedes tener un ahorro de un 21% en muchos conceptos como la gasolina o la compra de equipamiento informático.  En comparación con la idea de crear una sociedad, existen varias ventajas. La principal es que no tendrás que aportar ningún capital inicial ni entregar balances de cierre de año ante otras obligaciones de la empresa.

En el contexto laboral en el que nos hayamos inmersos, «trabajar en una empresa toda la vida», al menos como empleado, empieza a difuminarse en favor de una mayor movilidad laboral, pero también de una mayor incertidumbre. La generación de autoempleo no está exenta de esta incertidumbre ante el futuro, pero la continuidad o no de la actividad depende de factores económicos y de negocio y no de la decisión de nuestro empleador.

Muy en la línea de lo anterior, emprender significa poner un proyecto en marcha, especialmente cuando entraña dificultad. Emprender es una lucha diaria por superar retos y obstáculos, pero esta batalla se hace mucho más llevadera cuando tiene por objeto la consecución de los objetivos que nosotros mismos nos hemos marcado.

Si el proyecto está bien planteado y finalmente tiene éxito, podemos aspirar a tener mayores ingresos que trabajando por cuenta ajena. Si bien es cierto que, en ocasiones, en las etapas iniciales de una empresa los gastos son mayores que los ingresos, por lo que es recomendable contar con un remanente y un plan económico en el que hayamos calculado durante cuánto tiempo podemos “permitirnos” perder dinero antes de empezar a obtener beneficios, una vez llegados a este punto, las posibilidades de incrementar nuestra percepción económica también aumentan y, además, ésta irá en relación con el éxito económico de nuestro proyecto empresarial

Lo último en Economía

Últimas noticias