Motor

Stellantis y Renault apuestan por reducir sus costes de producción para hacer sus eléctricos más baratos

Citroën, marca del Grupo Stellantis, ha lanzado un coche 100% eléctrico por 23.300 euros

Stellantis PERTE
Fábrica de coches.
Andrea Aguado
  • Andrea Aguado
  • Redactora de economía y coordinadora de OKMOTOR. Amante de las cuatro ruedas y la industria. Antes en informativos de Radio Televisión Castilla y León.

La llegada de las marcas de coches chinos al Viejo Continente ha provocado que fabricantes automovilísticos europeos, como es el caso del Grupo Stellantis y Renault, apuesten por la reducción de los costes de producción de sus futuros modelos. El objetivo principal de esta nueva estrategia es poner en mercado coches propulsados por motores 100% eléctricos con precios asequibles para democratizar la movilidad eléctrica y evitar perder cuota de mercado por la entrada de BYD, Omoda o MG en los distintos mercados europeos.

Los fabricantes de automóviles europeos están tratando de desarrollar vehículos eléctricos más asequibles, hasta conseguir que puedan tener precios y márgenes de ganancia similares a los de los modelos de combustibles fósiles. Junto con las preocupaciones sobre la falta de infraestructura de puntos de carga disponible, el alto costo de los vehículos eléctricos se ha convertido en una barrera importante a la hora de comprar automóviles de cero emisiones.

Producción de Stellantis y Renault

«Si fuera cortoplacista, podría aumentar inmediatamente mis ventas de vehículos eléctricos simplemente dejando caer los márgenes con una bajada de los precios de los coches como ya están haciendo otras marcas», señaló el director ejecutivo de Stellantis, Carlos Tavares, en la conferencia de analistas, tras la presentación de resultados de la compañía.

«Nuestra misión es reducir costes tan rápido como sea necesario para absorber los costes adicionales de la electrificación y vender vehículos eléctricos al mismo precio que los coches con motor de combustión, porque los fabricantes de coches chinos -sin hacer referencia a ninguna marca- saben cómo hacerlo», afirmó Tavares.

Unas palabras similares a las del director general de Renault, Luca de Meo, que ante la presentación del balance de resultados anual de la compañía explicó que «por supuesto, todo el mundo está intentando reducir el coste de los vehículos eléctricos, lo que será más fácil para los automóviles más pequeños porque se puede reducir el tamaño del paquete de baterías, que normalmente representa alrededor del 40% del precio de un coche cero emisiones».

Desembarco de marcas chinas

El desembarco de los fabricantes chinos en los distintos mercados europeos con precios más competitivos ha agregado un nuevo impulso a los esfuerzos en curso de las marcas europeas para desarrollar modelos más asequibles y reducir los costes de producción, favorecida por la reducción de los precios de las materias primas tras el fin de la crisis de componentes. Un contexto que se podría ver presionado por los efectos derivados de la crisis del mar Rojo en la logística.

Citroën precios
Nuevo Citroën C3.

Una estrategia que los europeos ya han puesto en marcha. Citroën, marca del Grupo Stellantis, ha lanzado un coche 100% eléctrico con una autonomía de hasta 400 kilómetros por 23.300 euros. No obstante, si tenemos en cuenta los incentivos a la compra del Gobierno, el Citroën e-C3 está disponible en el mercado español por menos de 17.000 euros. Un precio que ha provocado que el fabricante reciba una avalancha de pedidos, por encima de lo previsto, tal y como avanzó OKDIARIO.

Resultados históricos

Por el momento, la llegada de las marcas no parece afectar al Grupo Stellantis y a Renault, que han logrado cerrar 2023 con unas cifras nunca vistas en su historia. En concreto, el grupo automovilístico dirigido por Carlos Tavares obtuvo en 2023 unas ganancias netas de 18.625 millones de euros, un 11% más que los 16.779 millones de euros del ejercicio anterior. Además, los beneficios obtenidos en 2023 suponen un nuevo récord tras el de 2022, como también lo han sido los ingresos netos y los flujos de caja libres industriales.

Por su parte, Renault registró un beneficio neto atribuido de 2.198 millones de euros en 2023, frente a los números rojos de 354 millones de euros en el ejercicio anterior. Asimismo, la firma aumentó su facturación anual hasta los 52.376 millones de euros, un 13,1% más que los 46.328 millones de euros de ingresos registrados 2022. Las mejores cifras de su historia.

Lo último en Economía

Últimas noticias