Economía

Sánchez subirá tres impuestos en 2021 tan sólo para pagar el alza del sueldo a funcionarios y pensionistas

Los impuestos directos (IRPF), los indirectos (IVA y especiales), el nuevo impuesto sobre los plásticos y la subida del IVA a bebidas azucaradas y edulcoradas esperan recaudar 2.800 millones de euros

Solamente en la subida de pensiones y sueldos públicos un 0,9%, cuando el IPC está en el -0,4%, supondrá 2.700 millones más para las arcas públicas

desinformación
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso. (Foto: EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez aumentará el gasto público el año que viene  en 2.700 millones de euros tan sólo para cubrir las subidas pactadas a los dos colectivos que suponen el principal coste en salarios públicos del Estado: los pensionistas y los empleados públicos. Según la previsión de subida de impuestos hecha pública por el Ejecutivo y su acuerdo con funcionarios y pensionistas de los últimos días, el Ejecutivo necesitará subir dos impuestos y crear uno nuevo -lo que también es una subida fiscal- para recaudar 2.800 millones. Y todo ello, siempre que se cumplan sus cuentas.

La situación es clara: el gasto en pensiones y el gasto en sueldos públicos son las dos partidas de gasto mayores del Estado. El sueldo de los funcionarios cuesta al Estado 136.000 millones de euros en 2020 mientras que el gasto en pensiones rondará este año los 145.000 millones de euros.

Ambas partidas se comen la mayor parte del gasto público estatal, concretamente el 35% del volumen total de gastos, pero de ellas dependen 11 millones de personas, un tercio de la población española: 3,2 millones son empleados y más de 9 millones pensionistas. Y muchos votos.

Quizá analizando bajo este prisma los números se puede entender que, en una situación de estrés de las cuentas públicas como la que ya está viviendo España, el Gobierno de Sánchez y Pablo Iglesias haya alcanzado un acuerdo para subir el 0,9% el año que viene a ambos colectivos. A cambio, el Ministerio de Hacienda ha diseñado una serie de subidas de impuestos que sólo servirán para poder pagar esta subida, sin destinarse a otro tipo de gasto social o inversión.

Tres impuestos para cubrir este gasto

Según las medidas de ingresos que el Ministerio de Hacienda ha facilitado y sus datos oficiales, el Ejecutivo espera compensar esta subida de gasto público a colectivos que cobran del Estado -y que en cualquier caso, no son especialmente colectivos vulnerables dada la estabilidad que tienen sus ingresos- subiendo los impuestos directos (principalmente, el IRPF), los impuestos indirectos (principalmente IVA) y mediante la subida del IVA a bebidas azucaradas y edulcoradas y la creación del impuesto sobre envases de plástico.

En el caso de los impuestos indirectos, el Ejecutivo espera recaudar 1.509 millones de euros. Se estructurará como una subida del IRPF «a las rentas más altas» y se reflejará en un alza de las rentas por encima de 140.000 euros y de 300.000 euros, que en cualquier caso son rentas que cobran pocas personas en España y que no permitirán un alza de la recaudación excesiva.

Como ‘impuestos directos’ puede haber más alzas además del IRPF.

Otro impuestos que quiere subir el Ejecutivo son los impuestos indirectos, donde se espera la subida del IVA para algunos productos y también los impuestos especiales. Con ellos se quiere recaudar 550 millones más. La suma ya lleva a más de 2.000 millones de euros.

Sanitarios y medioambientales

Pero para cubrir los 2.700 millones de alza en sueldos públicos y pensiones, aún son necesarias más tasas. Para ello el Gobierno ha pensado en otra subida del IVA, esta centrada tan sólo en las bebidas azucaradas y edulcoradas. Aunque el argumento para esta subida es esencialmente sanitario, dados los supuestos perjuicios para la salud que tendrían estas bebidas, en realidad no sólo subirán las bebidas azucaradas sino también las edulcoradas, que en principio no tienen los perjuicios del azúcar. El alza de todas ellas ingresará 340 millones de euros en la Hacienda pública si se cumplen las perspectivas y no hay, por ejemplo, un hundimiento aún mayor del consumo.

A pesar de subir cuatro impuestos, con la capacidad de retracción de la economía que eso tiene, los fondos que se recauden no irán a ninguna inversión para crecimiento de la economía sino que lo harán a los bolsillos de dos colectivos ‘privilegiados’

Con esta nueva partida de impuestos, los ingresos previstos ya alcanzarían los 2.300 millones de euros. Pero para cubrir los 2.700 millones aún haría falta un impuesto más, por lo que el Ejecutivo también cuenta con el nuevo impuesto sobre envases de plástico, con el que espera recaudar 491 millones de euros.

El argumento para esta nueva tasa es medioambiental, y sumándola a todas las alzas anteriores, el Ejecutivo conseguiría por fin superar esos 2.700 millones de euros que costará, sí o sí, la subida en los sueldos de los pensionistas y los funcionarios. Con esta subida se conseguiría recaudar aproximadamente 2.800 millones de euros pero se producirá la paradoja de que, a pesar de subir cuatro impuestos, con la capacidad de retracción de la economía que eso tiene, los fondos que se recauden no irán a ninguna inversión para crecimiento de la economía sino que lo harán a los bolsillos de dos colectivos ‘privilegiados’ ante la situación que se prevé para el año que viene.

Lo último en Economía

Últimas noticias