Ni una fusión Kering-Richemont podrá ganar el pulso al gigante del lujo LVMH

LVMH-Kering-Richemont
LVMH en la presentación de resultados (Foto. LVMH)

Las últimas desinversiones de Kering -Puma o Stella McCartney- han hecho pensar en una posible fusión con el suizo Richemont, a punto de cerrar la compra de la plataforma Yoox Net-a-Porter por casi de 2.700 millones de euros. Sería, según los expertos, un golpe maestro por parte del conglomerado galo de la familia Pinault para competir con el ‘holding’ LVMH.

Kering, LVMH y Richemont son los grandes grupos del lujo que están moviendo los hilos del sector, aunque -por cifras y presencia internacional- la corporación liderada por Bernard Arnault concentra la mayor fortaleza tras desprenderse de DKNY por casi 600 millones de euros y llevar a cabo una reorganización de su cúpula directiva.

El gigante francés cerró 2017 con un nuevo récord en sus cuentas. Alcanzó unas ventas de 42.636 millones de euros, un 13% más que un año antes; mientras que el beneficio ascendió un 29% hasta los 5.129 millones de euros.

Por su parte, Kering ha logrado duplicar su beneficio en el ejercicio fiscal de 2017. La compañía ganó 2.950 millones de euros, un 56% más; mientras que las ventas subieron un 25% hasta los 15.480 millones de euros. Unas cifras que han crecido al calor de la apuesta digital de la venta online de Gucci.

Aún así, la familia Pinault sigue siendo el número dos del lujo del mundo y acaba de dar un golpe de timón en su estrategia de crecimiento. Kering ha decidido apostar única y exclusivamente por el lujo, dejando de lado las compañías con las que pretendía captar nuevos públicos como fueron los casos de Puma o Stella McCartney.

El tercero en discordia, el grupo suizo Richemont -que tiene en su haber marcas como Montblanc o Cartier- cerró el ejercicio 2016 -el último disponible- con una caída del beneficio del 46% hasta los 1.210 millones de euros y una facturación de 10.647 millones de euros. Un mal sabor de boca que esperan subsanar este mismo año con la incorporación de la plataforma digital de lujo Yoox Net-a-Porter por la que pretende pagar casi 2.600 millones de euros.

La operación, que ya ha tenido el beneplácito del órgano regulador italiano, está a la espera de ser aprobada por los accionistas este mismo miércoles y que supondría el control del 90% de la compañía en la que ya tenía una participación.

Con este escenario sobre la mesa, los rumores de una posible alianza entre Richemont y Kering para plantar cara al adinerado Arnault se han disparado en los últimos meses, aunque los expertos consultados lo descartan.

Silvia Ortega, profesora especializada en marcas de lujo y premium en Isem Business Fashion School, explica que, efectivamente, las fortalezas de Kering y Richemont “son complementarias, la primera en la categoría de moda y accesorios y la segunda en ‘hard luxury’ -joyería y relojería-, así como la plataforma Yoox Net-a-Porter”.

La experta señala que “las sinergias son evidentes, pues podrían aprovechar las economías de escala, se optimizarían labores de ‘back-office’ y procesos y, además, se generarían importantes eficiencias en el ámbito del ‘retail’ y medios de comunicación”.

A priori, y a tenor de las palabras de Ortega, una unión entre ambas sería una decisión positiva, pero “que sean complementarias no es suficiente para que la fusión de ambas sea un acontecimiento inmediato, pues como empresas cotizadas entran en juego las voluntades de sus respectivos accionistas y propietarios a la hora de crear un conglomerado conjunto”.

De todos modos, aunque este ‘matrimonio empresarial’ se diera, “LVMH seguiría siendo la compañía líder del sector, con mayor diversificación geográfica y de categorías”, concluye Ortega.

El sector del lujo está en un proceso de concentración, la supervivencia de las marcas de lujo pasa por la adhesión a un gran grupo que les haga más competitivos y sin dejar de lado la innovación tecnológica. Según las previsiones de los expertos, el tablero del lujo se quedará reducido a dos o tres grandes holdings de origen francés (Kering y LVMH), asiático (Fosun) y árabe (Mayhoola) que controlarán todas las marcas y lucharán entre sí para hacerse con la mayor parte de cuota de mercado.

Lo último en Economía