¿Disponen de alta liquidez las criptomonedas?

criptomonedas
criptomonedas
Comentar

Cuando hacemos una operación con divisas, el intercambio de una moneda por otra es rápido. Esto sucede porque se trata de un mercado muy líquido que permite, enseguida que se tiene la intención de cambiar una divisa por otra, poder hacerlo.

Hay quien piensa que, en el caso de las criptodivisas, pasa lo mismo. Ahora bien, la realidad es que son un instrumento menos líquido que las divisas normales y que, por lo tanto, pueden pasar horas o días hasta poder llevar a cabo la operación deseada. En un mercado como éste, en el cual las desviaciones diarias pueden llegar a ser de dos cifras, es un inconveniente muy importante.

Las causas de esta baja liquidez son las siguientes:

  • Necesidad de encontrar un comprador interesado en adquirir la criptomoneda: es un inconveniente que no se acostumbra a dar en las principales, como bitcoin o ether, pero sí puede ser un problema para aquella persona que espere retirar posiciones de una criptomoneda con una demanda de compra menor.
  • Lentitud de los Exchange: se trata del espacio en el cual se llevan a cabo las operaciones con criptomonedas y que tienen la obligación, por lo tanto, de ofrecer liquidez si algún inversor así lo exige. Esta contrariedad tiene una explicación detrás: los exchanges limitan de forma diaria la cantidad de criptomonedas a negociar para asegurar unos intercambios más seguros y evitar así grandes movimientos que provoquen un incremento de la volatilidad en la moneda. En caso de haberse consumido el importe máximo fijado en el momento de querer realizar la venta, no se podrá optar a ello hasta al menos el día siguiente.
  • Límites a las operaciones: las plataformas de blockchain, conscientes que las criptomonedas pueden ser utilizadas con fines especulativos más allá de la idea inicial de facilitar los intercambios y que corren el riesgo de sufrir algún ataque de hackers, establecen límites de negociación diaria. Dado que se trata de una moneda descentralizada que, de hecho, intenta funcionar de una forma coherente con ello.
  • Falta de un banco central: cada divisa cuenta con un banco central que dicta la política monetaria y que asegura la impresión de la divisa si hay una demanda al respecto. Aun así, determinados bancos centrales son reacios a este tipo de políticas porque pueden generar un incremento de la inflación y, por lo tanto, una reducción de la calidad de vida de la población. En el caso de las criptomonedas, no hay un banco central capaz de ofrecer esta liquidez.
  • Falta de una legislación o regulación sobre las criptomonedas: todo el fenómeno de las criptomonedas es relativamente nuevo y ha cogido a los legisladores estatales desprevenidos. Según el país, la legislación es muy distinta y ello genera incertidumbre en los inversores.

Últimas noticias