Indra augura la revolución del tráfico vial de la mano de la conectividad, el Big Data y la Inteligencia Artificial

La tecnología será la respuesta a la necesidad de unas infraestructuras más inteligentes, seguras y sostenibles, según su Informe de Tendencias de Transportes Smart Roads.

Indra augura la revolución del tráfico vial de la mano de la conectividad, el Big Data y la Inteligencia Artificial

El impacto del tráfico vial en la sostenibilidad mundial y en la calidad de vida de las personas es indudable. La carretera es el medio de transporte elegido para un 83% de los desplazamientos en Europa. Sus emisiones de CO2 suponen el 70% del total de emisiones asociadas al transporte, que a su vez suponen el 27 % del total europeo. A ello se suma que más de 25.000 personas perdieron la vida en las carreteras europeas solo en 2018, que una persona puede perder más de 200 horas al año en atascos en ciudades como Roma o Moscú y que la pérdida económica debida a las retenciones alcanza los 1.700 millones de dólares al año en Berlín o los 9.500 millones de dólares al año en Nueva York.

Todos estos datos hacen evidente la necesidad de unas infraestructuras más inteligentes, sostenibles y seguras, que llegarán de la mano de la disrupción tecnológica, según explica Indra en su Informe de Tendencias de Transportes (ITT Report) dedicado a las Smart Roads.

La compañía detalla cómo la conectividad de las infraestructuras con los vehículos y los viajeros mediante IoT, el aprovechamiento del dato como verdadero generador de valor en el futuro de la movilidad y la aplicación de la Inteligencia Artificial para facilitar la automatización, van a contribuir a convertir las carreteras convencionales en ecosistemas inteligentes. Estas tecnologías, junto con otras como como el 5G y el Edge Computing, el blockchain, el BIM (Building Information Modeling) o los drones, transformarán nuestra experiencia como viajeros, contribuirán a la reducción drástica de las emisiones de CO2 y nos aproximarán a un futuro de cero accidentes.

“Desarrollar una movilidad sostenible con infraestructuras y vehículos conectados y una ordenación del transporte público que dé respuesta a los retos de congestión y sostenibilidad de las ciudades es uno de los objetivos principales que hoy están en todas las agendas de gobiernos y administraciones públicas regionales y municipales de todo el mundo”, subraya Berta Barrero, directora del mercado de Transportes de Indra.

Según revela el Informe de Indra, los sistemas inteligentes de pago por uso se muestran como la mejor solución para aliviar las congestiones en las vías de alta ocupación y entornos urbanos.

Estos sistemas “permiten una gestión eficiente y sostenible de los accesos a ciudades a partir de la discriminación en función de criterios como la ocupación, el peso o el nivel de contaminación de cada vehículo”, explica Barrero. De esta forma contribuyen a una gestión avanzada de la movilidad y mejoran su sostenibilidad, favoreciendo el uso de vehículos menos contaminantes.

Ello es posible gracias a los pórticos de peaje free-flow que permiten el paso de los vehículos sin reducir la velocidad y a los sistemas de detección automática de vehículos y ocupantes con inteligencia artificial.

El Informe de Indra muestra la correlación entre tarificación y emisiones de CO2 y explica que todos los países europeos han optado ya por tarificar el 100% de sus vías de alta ocupación, con las únicas excepciones de España, Francia, Finlandia, Irlanda e Italia. Esta tendencia de tarificación se consolida también en Estados Unidos con la expansión del modelo Managed Lines y es previsible que llegue a las grandes urbes de los países en desarrollo en la medida en que se incremente la problemática de las congestiones.

Conducción autónoma segura

“Otro elemento disruptivo en las ciudades, que transformará el urbanismo y las regulaciones municipales y estatales son los vehículos eléctricos y autónomos. La conducción autónoma supondrá un cambio de paradigma en el ámbito de la movilidad tanto por su eficacia como por su seguridad”, señala la directora de Transportes de Indra.

Además de un cambio cultural y regulatorio, la conducción autónoma exige su planificación estratégica en coordinación con el resto de modos de transporte a través de los Sustainable Urban Mobility Plans (SUMP), con el fin de eviter el incremento de los niveles de tráfico y dar respuesta a la necesidad de espacios especiales para recogida y entrega de pasajeros, entre otras.

Requiere, igualmente, la monitorización en tiempo real para que sea posible informar a la red de vehículos y al centro de control de comportamientos inusuales o no previstos, fruto de hackeos o un mal funcionamiento, así como intervenir desde el centro de control reduciendo la autonomía o tomando el control del vehículo para evitar situaciones de riesgo para la seguridad vial. 

El Informe plantea también la necesidad de una solución de conectividad híbrida, de comunicaciones de corto alcance (ETSI ITS-G5) y tecnología inalámbrica (4G, LTE y futura red de 5G), que garantice una comunicación continua y en la que todos los sistemas involucrados puedan hablar entre sí.

Plataformas de IoT

Indra también prevé un futuro en el que será posible acceder con realidad virtual a un centro de control de tráfico automatizado, capaz de predecir y mitigar un atasco, guiar un vehículo autónomo hackeado o responder en tiempo real ante un incidente, detectado con dispositivos inteligentes en la vía. El centro de control podrá tomar de forma automatizada decisiones como movilizar drones cercanos para una evaluación inicial del incidente, derivar el tráfico ante la previsión de un atasco u otras decisiones de señalización, avisos a usuarios, tarificación, etc.

Este nuevo escenario será posible gracias a las nuevas plataformas de IoT capaces de integrar todos los Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS); al Edge Computing, con comunicaciones de baja latencia entre dispositivos con un grado creciente de inteligencia localizada; y a los sistemas cooperativos de transporte inteligente C-ITS, que permiten la comunicación de los vehículos entre sí y con la infraestructura.

El big data y la algoritmia inteligente incorporados en estas nuevas plataformas será capaz de integrar y analizar los datos que facilitan todos estos sistemas y otras fuentes diversas para predecir el tráfico futuro o la probabilidad de incidentes con hasta dos horas de antelación, ayudando a mitigar las retenciones y otros efectos negativos, como el consumo de combustible y las emisiones de C02, que podrán reducirse un 6%. Los macrodatos y la inteligencia artificial contribuirán, igualmente, a mejorar la gestión de activos hasta un 50% y el mantenimiento preventivo de las infraestructuras viarias, reduciendo el riesgo de accidentalidad.

El Informe de Tendencias del Sector Transportes (ITT Report) Smart Roads es fruto del análisis y la experiencia de Indra en algunos de los proyectos e iniciativas de innovación más relevantes a escala nacional e internacional en el ámbito de la tecnología inteligente para la gestión del tráfico y las infraestructuras. También incluye entrevistas a algunos de los clientes y actores más relevantes del sector.

Lo último en Economía

Últimas noticias