Guerra del taxi

¿Están Uber y Cabify matando al taxi? En Barcelona facturan un 25% más en cuatro años

Esta semana, vuelve a encenderse la mecha de la protesta de los taxistas que exigirán a las administraciones más medidas contra su competencia e incluso acabar con las VTC. Pero, ¿tienen razón los taxistas en sus demandas? Los datos demuestran que las licencias en Madrid y Barcelona ganan cada vez más.

¿Están Uber y Cabify matando al taxi? En Barcelona facturan un 25% más en cuatro años
Eduardo artín, presidente de Unauto, observa al líder de Elite Taxi Alberto Álvarez

El sindicato Elite Taxi, asesorado jurídicamente por el exjuez de la Audiencia Nacional Elpidio José Silva, ha exigido a la Generalitat de Cataluña que legisle en contra de los intereses del sector de las VTC y concretamente de Uber y Cabify. Ante la amenaza de "encender las calles" y "cargarse" el Mobile World Congress de finales de febrero, el departamento de Territorio del gobierno catalán dirigido por Damià Calvet, próximo a Carles Puigdemont, ha apostado por darle a los taxistas lo que piden y legislar a favor de que Uber y Cabify solo puedan ser contratados con varias horas de antelación y se valora exigirles también tener que volver a su base después de cada servicio. Esta semana se conocerán los decretos que preparan. Mientras tanto el argumento de los taxistas es que la competencia del sector de VTC los está "matando" y que las VTC les impiden rentabilizar su negocio y sus inversiones pero ¿es esto realmente así?.

Según datos internos del sector que ha obtenido OKDIARIO, la evolución del negocio taxista está bastante lejos de ser catastrófica. Los taxis de Barcelona llevan un importante crecimiento en la facturación en los últimos años, en los que la aparición de Uber y Cabify con 12.630 licencias en toda España (frente a 65.000 de taxis) no ha supuesto una caída de su facturación. Desde luego no en la capital catalana donde la media de recaudación por hora ha pasado de 16,31 euros en 2014 a 20,4 en 2018.

La subida en la recaudación ha coincidido con la irrupción de la competencia de las VTC

Estos datos, que vienen de los propios taxímetros, suponen que la recaudación ha subido un 25% en el lustro en la Ciudad Condal, y todo ello a pesar de que las tarifas se han mantenido moderadas sin grandes subidas durante algunos años. Esto ha ocurrido en los años en que los taxis han empezado a compartir las calles y los clientes con Uber y Cabify. Según datos oficiales del Ministerio de Fomento, en diciembre había en Barcelona 2.263 licencias para VTC, una quinta parte de las 10.963 licencias de taxi disponibles. En 2014 eran prácticamente inexistentes.

Una facturación media de 60.000 euros al año

Con esas cifras de recaudación recogidas de media en los taxis de jornadas de 9 horas, obtendríamos que un taxi de Barcelona recauda 46.450 euros brutos al año, o 3.870 euros brutos al mes. Pero teniendo en cuenta que la mayoría de licencias hace jornadas de 11 y 12 horas, la caja aumenta mucho más al llegar a 61.933 euros al año o 5.161 euros al mes. "Pocos negocios que no exigen para formar parte de ellos tener una titulación mínima excepto la ESO tienen una rentabilidad tan magnífica", dice a este diario una fuente sectorial bajo condición de anonimato.

En Madrid, por su parte, la recaudación iría en línea con Barcelona o algo superior, tras haber crecido también en los últimos años y pese a que en la capital no son 2.000 sino 6.000 licencias VTC, la mitad que los taxis, al igual que en Málaga. El límite de una licencia VTC por cada 30 de taxis saltó por los aires rápidamente al autorizar los juzgados miles de licencias de manera poco clara a una serie de inversores privados en los principales mercados.

Gastos

Evidentemente luego hay que descontar los gastos: 290 euros al mes de cotización de autónomos, 350 de combustible, 140 de la emisora (puede haber algunas que cuesten unos 250 al mes), 100 de seguro, 300 mensuales de pago del coche y 50 de mantenimiento. El sistema de módulos permite cotizar por apenas 50 euros al mes de IRPF, una cantidad menor a la que correspondería por ingresos.

El neto depende del tipo de vehículo, de la cuota de autónomo y del tipo de combustible que utiliza el coche. El mantenimiento de vehículo está contado con aceites, pastillas de freno, neumáticos e ITV.Pero no nos alejamos de la realidad si calculamos en unos 1.380 euros de gastos lo que restado al ingreso medio mensual daría 3.781 euros netos al mes por un taxi en Barcelona que trabaje 12 horas.

A esta cifra le podríamos restar la hipoteca por el pago de la licencia para quien no la tuviera en propiedad: unos 300 o 400 euros al mes.

Las licencias se revalorizan

No todos los meses son iguales para los taxis, que son procíclicos y dependen de la marcha de la economía. En 2018 los taxis de Barcelona facturaron unos 17,37 euros por hora en enero y 23,14 en junio. En julio y agosto se vieron afectados por la huelga que diseñaron en el momento de más facturación del año.

Las licencias se han revalorizado un 503% en 20 años, mucho más que el Ibex 35

De igual modo, los datos de precios de licencias que publicó la CNMC en 2017 dicen que entre 1987 y 2016 éstas se han revalorizado un 503%, el doble que el Ibex en ese periodo. En Barcelona se cambian por más de 130.000 euros de media. El precio que alcanzan es tan alto por la fabulosa expectativa de ingresos que generan y porque su número está limitado por los ayuntamientos.

Ahora, los activistas de Elite Taxi en Barcelona y de la Plataforma Caracol en Madrid exigen regulaciones que acaben con la competencia efectiva, y que están siendo seguidas por otras organizaciones que han perdido completamente la iniciativa como la supuesta patronal mayoritaria Fedetaxi. Pero para sus exigencias contra Uber y Cabify, los taxistas no pueden argumentar que la competencia haya puesto en peligro (con los números en la mano) su negocio.

Lo último en Economía

Últimas noticias