Bancos

El impuesto a las hipotecas castigará un 10% el beneficio anual de la banca en España

hipotecas
Dos centenares de personas se han concentrado frente al Tribunal Supremo por la sentencia en relación a la comisión de las hipotecas. Foto: Twitter
Comentar

La banca tendrá que pagar 640 millones de euros frente a unos beneficios en España de 6.723

Santander ya ha dicho que pierde dinero en España en los últimos 5 años

El impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD), conocido popularmente como impuesto a las hipotecas, repercutirá desde el principio en los resultados de la banca, en un número superior a ese entre 0,5% y 1,5% que supone por cada hipoteca firmada. Concretamente, los 640 millones de euros anuales que Moody’s estima que costará a la banca a partir de ahora el pago de esta tasa suponen algo menos de un 10% del total de su beneficio en España, que es al fin y al cabo el mercado donde pagarán el impuesto y donde tendrán que reajustar sus ofertas comerciales para hacer más gravosa la concesión de hipotecas.

Y es que aunque la gran banca ganó 14.000 millones de euros en 2017, si miramos hacia el mercado doméstico estos beneficios fueron notablemente inferiores, concretamente de 6.723 millones de euros.  Por tanto el impuesto a las hipotecas costaría exactamente un 9,51% de sus beneficios del año pasado, aunque es cierto que este año los resultados de los grandes están mejorando. Así se reparten los beneficios.

Caixabank. Sin duda uno de los bancos más afectados, por su alta cuota del mercado de hipotecas y porque de sus 1.608 millones de beneficio, 1.508 vienen de España. La consultora KBW Research le calcula unos 303 millones  por pago retroactivo.

BBVA. España no es su único mercado dominante, pues también tiene México y Turquía, por lo que los 1.381 millones que ganó en el país se verían afectados por pagos de 280 millones por pago retroactivo de cuatro años.

Santander. España es su segundo mercado, pero está correctamente diversificado. Ganó en 2017 1.180 millones de euros en el país, aunque su CEO José Antonio Álvarez declaró recientemente que tenían pérdidas en España, si se imputaba su centro corporativo. Según KBW Research pagaría 111 millones en caso de un pago retroactivo del impuesto a las hipotecas.

Bankia. Muy afectada al tener el 100% de sus beneficios en España. El año pasado ingresó 816 millones de euros y este año no está consiguiendo que sus márgenes mejoren. Su importante cuota hipotecaria (13%) unida a su nula internacionalización la penalizan.

Sabadell. El banco con sede en Alicante ganó 801 millones en España en 2017. En los últimos trimestres se han focalizado en hipotecas por lo que es de esperar un impacto grande en sus beneficios en el país. Les tocaría pagar unos 169 millones en caso de retroactividad del impuesto a las hipotecas.

Bankinter. Para unos beneficios de 472 millones en España, los 72 millones que podría pagar en caso de retroactividad harían mucho daño.

Abanca. Ganó 367 millones en 2017 en España y concedió 350 millones en hipotecas hasta agosto con crecimientos de dos dígitos.

Kutxabank. Hasta agosto elevó a 1.332 millones su producción de hipotecas nuevas, más de un 20% más. Esto puede afectar a su 302 millones de beneficio en España el año pasado.

Unicaja. Ganó 138 millones el año pasado. También ha disparado su concesión de nuevos préstamos este año sin afinar qué parte pertenece a hipotecas.

Ibercaja. También ganó 138 millones de euros en 2017. Su nueva producción hipotecaria era hasta agosto de 668 millones.

ING. Ganó 72 millones en 2017 en España y es otra de las entidades más activas en la concesión de préstamos hipotecarios con su Hipoteca Naranja.

CajaMar. Ganó 44 millones el pasado año.

Liberbank. Perdió -257 el pasado ejercicio aunque este año volverá a los beneficios pues ya lleva 108 millones hasta septiembre.

Últimas noticias