Ejecuciones hipotecarias

Los embargos de viviendas habituales crecen hasta marzo un 9% tras cinco años de descensos

hipotecas
Ejecuciones hipotecarias (Foto:iStock)

Los embargos de viviendas habituales han cambiado de tendencia en el primer trimestre del año. Tras cinco ejercicios consecutivos de descensos, hasta marzo las ejecuciones hipotecarias han aumentado un 9,3% respecto al primer trimestre de 2019, hasta 1.668. según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) -no todas las ejecuciones acaban en desahucio-. La cifra es un 20% superior al último trimestre de 2019.

Hasta marzo se iniciaron 10.558 ejecuciones hipotecarias, un 18% menos que en el trimestre anterior y un 29,8% menos en tasa interanual. De ellas, 9.971 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 587 a fincas rústicas.

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas bajaron un 18,6% en relación al trimestre anterior y un 30,4% respecto al primer trimestre de 2019.

Dentro de las fincas urbanas, 5.534 ejecuciones correspondieron a viviendas, un 8% menos en tasa intertrimestral y un 26,7% menos en términos interanuales, y de ellas 2.202 eran ejecuciones sobre viviendas de personas físicas, un 20,1% más que en el trimestre anterior y un 6,6% superior a la del primer trimestre de 2019. Y dentro de las viviendas de personas físicas, 1.668 son viviendas habituales de personas físicas y 534 no son residencia habitual de los propietarios.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas totalizaron 3.332 entre enero y marzo, un 20,3% menos que en el trimestre anterior y un 39,3% menos que en el mismo periodo de 2019.

Ocho de cada diez sobre vivienda usada

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 52,4% del total de ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre de este año.
El 15,8% del total de ejecuciones hipotecarias fueron viviendas habituales de personas físicas, el 31,5% correspondió a viviendas de personas jurídicas y el 5,1% a otras viviendas de personas físicas.

Las ejecuciones hipotecarias de otras fincas urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) representaron el 37,6% del total.

El 17,8% de las ejecuciones hipotecarias hasta marzo fueron sobre viviendas nuevas y el 82,2% sobre usadas. El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas nuevas disminuyó un 41,7% en tasa anual (-8,3% en tasa intertrimestral) y el de usadas bajó un 22,4% en relación al mismo trimestre de 2019 (-8% trimestral).

El 22,4% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el primer trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007; el 13% a hipotecas constituidas en 2008 y el 11,9% a hipotecas de 2006. El periodo 2005-2008 concentra el 54,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas entre enero y marzo.

Regiones

Por comunidades autónomas, Comunidad Valenciana lideró las ejecuciones sobre viviendas en el primer trimestre, con un total de 1.384, seguida de Cataluña (1.173) y Andalucía (947). En el lado opuesto, con el menor número, se situaron Navarra (19), País Vasco (28) y Extremadura (40).

Sobre el total de fincas, Comunidad Valenciana también encabezó el número de ejecuciones hipotecarias, con 2.388, seguida de Cataluña (2.308) y Andalucía (1.795). Por su parte, Navarra (53), País Vasco (55) y Asturias (97) registraron el menor número.

Lo último en Economía

Últimas noticias