Reforma laboral

El coronavirus forzará al Gobierno a decir adiós a la derogación de la reforma laboral

coronavirus
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
  • Andrea Agudo Robles

El coronavirus ha conseguido que el Gobierno de Pedro Sánchez olvide sus intenciones de derogar la reforma laboral de 2012 de Mariano Rajoy. El virus, ya declarado pandemia según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está golpeando de lleno a la economía de España. Esto ha provocado que muchos expertos se pregunten si un buen momento para aplicar una reforma laboral como la que tiene entre manos la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Un escenario que ha provocado que, en declaraciones a OKDIARIO, el presidente de UNO Logística, Francisco Aranda, pida al Ejecutivo de Sánchez que “abandone las idea de incrementos de impuestos para las grandes empresas o cualquier medida que vaya en contra de la reforma laboral actual”. Unas peticiones que se producen tras las fuertes caídas que encadena el Ibex 35 en la última semana y la posibilidad de activar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ante la falta de suministros en varias fábricas españolas.

Asimismo, el presidente de UNO Logística asegura que “son necesarias medidas laborales para lograr una mayor flexibilidad de los trabajadores y empresarios con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus». «Acompañadas de medidas fiscales que rebajar la carga de impuestos que tienen las empresas en la actualidad y herramientas de carácter financiero para poder pasar este tramo de la crisis”, señala.

Reforma laboral de Sánchez

El Ejecutivo de Pedro Sánchez se había propuesto acabar con la reforma laboral del expresidente Mariano Rajoy, una de las prioridades en su legislatura. El primer paso fue subir el salario mínimo interprofesional (SMI) un 5,5%. El siguiente favorecer el absentismo laboral como advierten, tanto en público como en privado, muchos empresarios con la derogación del apartado D del artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, que pone fin al despido objetivo de los trabajadores por acumular de forma intermitente bajas médicas.

Mientras, el Ejecutivo comunitario recomendaba ante estas medidas que persiguen dinamitar los planes del Gobierno anterior que «será importante que sólo se adopten nuevas medidas tras una cuidada evaluación y supervisión de su potencial impacto, manteniendo los logros de pasadas reformas». El coronavirus retrasará, previsiblemente, los planes del Ejecutivo más políticos en el mercado de trabajo.

A pesar de la situación que está viviendo España, el secretario de UGT, Pepe Álvarez aseguró este jueves que “nadie sabe si esta situación coyuntural acabará con las predicciones de creación de empleo del Gobierno», pero a su juicio «no debería cambiar el rumbo que tenían marcado sobre la derogación de la reforma laboral”.

Álvarez añadió que “puede ser una tentación de las empresas, pero debemos continuar las negociaciones para ver cómo derogamos la reforma laboral y damos estabilidad al empleo». Por el momento, los sindicatos se han visto forzados, pese a las declaraciones públicas, a acordar con la patronal CEOE y con Cepyme una recomendación para el Ejecutivo que flexibiliza los EREs temporales, una medida que hace unas semanas hubiera sido difícil que apoyaran centrales como UGT o CCOO.

Lo último en Economía

Últimas noticias