Automo

El año más duro para el diésel será 2019: restricciones, investigación penal y un nuevo impuesto

El año más duro para el diésel será 2019: restricciones, investigación penal y un nuevo impuesto
diesel-interior

En 2018, el diésel ha dejado de ser el combustible que más vehículos vende después de dos décadas. Las casas que venden coches diésel se ven obligados a realizar campañas de concienciación.

El diésel se enfrenta en 2019 a su año más complicado hasta la fecha después de iniciar una crisis reputacional sin freno en 2015 con el fraude de los motores Volkswagen conocido como ‘dieselgate’. Desde entonces, los mensajes negativos sobre este combustible que las autoridades europeas fomentaron desde finales de la década de los 90, llenan de zozobra la continuidad de una tecnología que emplea a 40.000 personas en España según Anfac y de la que dependen plantas enteras de producción como es Mercedes Vitoria.

No es de extrañar que los vehículos diésel hayan pasado de suponer el 41,8% de las ventas en enero de 2018 al 31,3% a final de año. Incluso a pesar de las campañas de información iniciadas por los fabricantes de diésel para convencer de la seguridad que tiene adquirir sus nuevos modelos, comprar ahora mismo un vehículo de gasóleo es una decisión amenazada por incertidumbres, especialmente para los entornos urbanos.

Estas son algunas de las amenazas a la imagen del diésel este año que seguirán tirando hacia abajo de su demanda.

1. Restricciones al tráfico

Madrid Central entró en vigor el 30 de noviembre cerrando al tráfico de no residentes un amplio espacio del centro de la capital. Los vehículos diésel, gasolina o híbridos de particulares que no tengan etiqueta Cero Emisiones o ECO no pueden pasar por sus calles desde entonces, salvo que vayan a un parking público o cuenten con una autorización expresa (y limitada) de un residente.

Aunque esta zona restringida al tráfico no hace mención directa al diésel, con las restricciones sólo vehículos eléctricos y algunos híbridos pueden circular libremente por la ciudad. Esto supone un golpe tanto para los coches de gasolina como para los diésel. Los diésel anteriores a 2006 tienen la mayor calificación de contaminación, algo que no sufren los gasolinas hasta los del año 2000.

En los episodios de contaminación más graves, la mayoría de coches con antigüedad superior a 5 años apenas podrán entrar dentro de la M-30, un espacio aún superior que implica el caso principal de la ciudad. Estas restricciones también se están aplicando en otras ciudades como Barcelona, donde por el momento se retrasa el establecimiento de una zona de bajas emisiones como Madrid Central.

La importancia de Madrid Central supera con mucho el mero ámbito de la capital de España. Y su éxito o fracaso influirá mucho a las restricciones por lo menos en otras capitales de provincia. Aunque las multas comenzarían este marzo, está por ver si llega alguna los domicilios de los sancionados antes del 26 de mayo, cuando se celebran los comicios.

2. Impuesto de hasta 5 euros por depósito

La cuantía de la subida del impuesto que igualará la carga impositiva del diésel con la de la gasolina durante este año encarecerá un depósito de unos 60 litros en casi 5 euros. Cada litro de gasolina tiene 40,1 céntimos de impuesto, mientras que el litro de gasóleo está gravado con 30,7 céntimos y el nuevo impuesto al diésel igualará las cargas impositivas de ambos combustibles.

La ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera dijo en julio que el diésel "estaba sentenciado" para luego ir moderando el lenguaje.

Posteriormente, la titular de Hacienda María Jesús Montero calculó en 3,3 euros al mes el coste de este nuevo impuesto para un conductor medio. Una cifra que permitiría recaudar más de 600 millones de euros al erario. Cada litro de gasolina tiene 40,1 céntimos de impuesto, mientras que el litro de gasóleo está gravado con 30,7 céntimos.

No obstante, la aprobación de este impuesto iría aparejada a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado, por lo que aún planea la incertidumbre sobre él.

Lo que no ha tenido incertidumbre es la eliminación del tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos este 1 de enero, una medida que viene de los PGE aprobados por el gobierno de Mariano Rajoy que subirá el litro en 4,8 céntimos para las autonomías que no cobraban el tramo autonómico, especialmente Cantabria, Castilla y León, La Rioja, Navarra y País Vasco.

3. Investigaciones penales

Para mayor inseguridad y daño reputacional al combustible diésel, este año se prevén avances en las investigaciones penales sobre el escándalo del diéselgate. Aún tiene que resolverse judicialmente una macrodemanda en Alemania de más de 300.000 afectados. La Audiencia Nacional traspasó en noviembre a la Fiscalía de Braunschseig la pieza principal de los afectados españoles para supuestamente derivar allí todas las acciones penales.

Este procedimiento avanza con firmeza en el país germano, de donde sin duda vendrán noticias negativas sobre el diésel en términos de la investigación penal, mientras que otras vías civiles siguen su camino. En España algunos tribunales ya han condenado a Volkswagen a medidas como devolver el dinero a algunos clientes que reclamaron por las emisiones ocultadas en sus motores diésel. En Alemania, Audi ya ha sido condenado a pagar 800 millones de multa por este escándalo.

Últimas noticias