ENTREVISTA A LORENZO AMOR, PRESIDENTE DE ATA

Amor (ATA) critica que el Gobierno no de ayudas directas para autónomos y fracase con sus subvenciones

Ver vídeo

El pasado mes de marzo el Gobierno de Pedro Sánchez dio luz verde al paquete de ayudas dirigidas a pymes y autónomos, gestionadas por las comunidades autónomas. Sin embargo, el presidente de la Asociación de los Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha denunciado que «en España no ha habido ayudas directas a fondo perdido de ningún tipo» para paliar el impacto de la pandemia en los negocios.

En este sentido, Amor ha matizado que ha habido una serie de medidas que han funcionado bien, como los ERTE, las ayudas por cese de actividad o la línea de crédito ICO. Sin embargo, «se sacó una línea mal llamada de ayuda directa, que al fin y al cabo es una subvención, de 7.000 millones de euros, de los que 2.000 millones eran para Canarias y Baleares; y 5.000 millones para el resto de los territorios», ha asegurado.

El presidente de ATA considera que se trata de una subvención porque «tiene que soportar un gasto». Según ha explicado, se trata de unas ayudas que van desde los 4.000 hasta los 200.000 euros y, para recibirlas, las pymes y autónomos tiene que demostrar no tener pérdidas, estar al corriente de pago con Hacienda y Seguridad Social, haber perdido un 30% de la facturación en 2020 respecto a 2019, y además tener deudas con proveedores o con entidades financieras anteriores al 31 de mayo de 2021. Por ello, Amor considera que estas ayudas «son un fracaso».

 Diferencias por comunidades autónomas

Por regiones, Canarias es una de las mejores paradas porque hay 26.000 solicitudes para estas ayudas, lo que representa el 20% del total de trabajadores por cuenta ajena del archipiélago, que asciende a 130.000. Esto supone que han solicitado estas ayudas uno de cada cinco autónomos canarios. Mientras que en Madrid tan solo se han registrado 33.000 solicitudes y hay 414.000 autónomos. Por su parte, Andalucía cuenta con 560.000 trabajadores por cuenta ajena y  36.000 solicitudes. «Estas ayudas van a llegar como mucho, a uno de cada diez autónomos», ha comentado.

Sobre este asunto, Amor ha adelantado que gracias a las grandes y medianas empresas, que sí han tenido facturas pendientes a 31 de mayo o créditos ICO solicitados, se va a llegar a gastar el 50% de los 7.000 millones de euros. No obstante, «prácticamente unos 4.000 millones se van a quedar sin asignar», afirma.  En su opinión, el problema es que «está mal diseñado desde el principio. El Gobierno dice que es culpa de las comunidades autónomas y no es así».

«Se premia al moroso»

Según el presidente de ATA, en el caso de los autónomos y pequeñas empresas estas ayudas «han funcionado muy poco en toda España» por las condiciones que se requieren, como no tener pérdidas en 2019. «La mitad de las pymes tuvieron pérdidas en el año 2019, por tanto, han quedado fuera». Otro de los requisitos es tener facturas impagadas a 31 de mayo de 2021. «Aquí se está castigando al que ha ido cumpliendo, se premia al amoroso», ha apostillado Amor.

Como ejemplo, el directivo ha explicado que durante la pandemia apenas ha habido comuniones, bodas y bautizos. Por lo tanto, la actividad de un fotógrafo que se dedique a ello ha caído más de un 30%. Este podría acogerse a la línea de ayuda, pero tiene un problema porque no tiene facturas de gasto de 3.000 euros en un año. Esto está dejando a un montón de autónomos fuera.

«Ayudas directas son las que se han dado en Alemania, donde se ha dado una ayuda sin tener que justificar nada, tan solo la caída de actividad por el Covid. «Eso es agilidad y es hacer las cosas bien. Lo otro son poner trabas, poner zancadillas», dice Amor.

Y por último, en cuanto a los fondos europeos, el vicepresidente de la CEOE ha explicado que habrá que ver las convocatorias y que hasta el momento se ha beneficiado mucho a determinados sectores y tamaño de empresa, pero no a autónomos y pequeñas empresas.

Lo último en Economía

Últimas noticias