abengoa

Abengoa, el rescate de la SEPI y el cuadro ‘San Pedro penitente de los Venerables’ de Murillo

abengoa sepi murillo cuadro
'San Pedro penitente de los Venerables', de Murillo.

A perro flaco todo son pulgas. Este refrán se podría aplicar a Abengoa, la histórica ingeniería sevillana que está en concurso de acreedores y que ha traspasado su actividad a la filial Abenewco1, pendiente de un rescate de la SEPI de 249 millones de euros para salvarse de la quiebra. Entre el escaso patrimonio que ha quedado en Abengoa S.A. se encuentra el famoso cuadro San Pedro penitente de los Venerables de Esteban Murillo, que la compañía tenía valorado en ocho millones de euros. Sin embargo, la Junta de Andalucía le ha declarado esta semana Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que en la práctica el comprador de la obra en una subasta no podrá sacarlo de España. Consecuencia: su valor se ha reducido considerablemente.

«No resuelve los problemas de la compañía y no va a salvar a Abengoa de la quiebra, algo que sólo puede hacer la SEPI si aprueba de una vez el rescate. Pero es significativo de como se están haciendo las cosas en la empresa. Está valorado en ocho millones de euros y ahora se declara Bien de Interés Cultural y el valor decrece porque el posible comprador no lo podría sacar de España. Adiós a parte de ocho millones de euros», señalan fuentes conocedoras de la situación.

«El cuadro de Murillo forma parte del escaso patrimonio que se ha quedado en la matriz, en Abengoa S.A., porque la actividad se ha traspasado a las filiales. Pero es que además del cuadro hay otro activo más en España, un inmueble en Huelva. Es Residencial Abengoa, hotelero, pero resulta que está puesto como garantía en la Operación Poniente, donde está procesada la compañía», señalan estas fuentes.

La presunta trama en la que está metida Abengoa radica en torno a la empresa mixta Elsur, participada por el Ayuntamiento de El Ejido (30%) y la multinacional Abengoa (70%), que habrían detraído de las arcas públicas del consistorio casi 71,5 millones de euros entre los años 2002 y 2009 mediante un entramado de facturas falsas. Abengoa está acusada de embolsarse 31 millones de euros con «sobrefacturación», según la Fiscalía.

«Y el tercer activo es un proyecto en México que está en proceso y que hay que esperar para poder liberarlo», explican las fuentes.

Rescate

Mientras el escaso patrimonio de la matriz pierde valor, un grupo de accionistas minoritarios se está agrupando al margen de la plataforma Abengoashares, que tiene el 21,7% de Abengoa, para presentar una querella contra la compañía y sus directivos por la pérdida de sus inversiones. Como publicó este diario, han acudido al bufete Iuris & Factor y se han dado hasta el 15 de junio para finalizar la fase de la agrupación.

La única salvación para la empresa es que finalmente la SEPI de el visto bueno antes del 30 de junio al rescate de Abenewco1 y acceda a inyectar 249 millones de euros en la firma, lo que permitiría al fondo Terramar desarrollar su oferta y tomar el 70% del capital. Una opción que los minoritarios, liderados por Clemente Fernández, no aceptan porque sería entregar la compañía a un fondo norteamericano sin músculo financiero para reflotar la empresa.

Lo último en Economía

Últimas noticias