Abengoa e Isolux abren la caja de Pandora: habrá más quiebras en el sector

Isolux
Sede de Isolux Corsán (Foto: ISOLUX CORSÁN).

Abengoa e Isolux podrían no ser casos aislados. Los importantes problemas financieros que arrastran sendas compañías se podrían empezar a repetir en otras muchas empresas del sector. Es un sector complejo, toda vez que mezcla ingeniería, con energía, con infraestructuras y construcción. Sin embargo, son muchas las empresas que operan en este ámbito: Técnicas Reunidas, Duro Felguera, Sener, Iberdrola Ingeniería, Eptysa…

Según han explicado los expertos a OKDIARIO, este tipo de firmas viven, en la mayoría de los casos, de concursos. El problema, según las mismas fuentes, reside en la forma en la que estas compañías se presentan como candidatas. Y es que, “una parte muy importante de estas empresas tienen su éxito en el exterior debido a que han asumido una carga financiera con niveles de riesgo muy elevados. De hecho, a muchas, como a Abengoa o Isolux, se le ha vuelto en contra por haber ido con ofertas de precio muy agresivas. Tanto, que en ocasiones han ido a pérdidas en esos proyectos”, explica Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de la Asociación Europea de Inversores Profesionales (ASINVER).

Torre solar de Abengoa (Foto: REUTERS).
Torre solar de Abengoa (Foto: REUTERS).

Hablamos, por norma general, de proyectos que requieren una estructura financiera muy compleja. “Todos sabemos que las ingenierías españolas, hace una década, no dejaban de ganar licitaciones en todo el mundo. Ahora bien, esto ha sido posible porque los criterios de adjudicación de estos proyectos son, por un lado, de capacidades técnicas, tecnológicas y de experiencia previa, y por otro por el precio. Y, lo que ha pasado, es que las empresas españolas en ocasiones han estado dispuestas a asumir incluso precios que comprometían las rentabilidad del proyecto”, señala Flores.

"La liquidez ha sido sustituta de la solvencia"

Es decir, que estas compañías, con tal de adquirir relevancia internacional, han preferido correr un riesgo financiero desmesurado. Incluso, según los expertos, han llegado a ofrecer ingentes cantidades de dinero a sabiendas de que el proyecto no sería rentable. Y no solo eso. “Por otro lado, para licitar y concursar en este tipo de proyectos, la empresa tiene que tener una infraestructura y unas capacidades permanentes, que tienen que estar ahí, logres o no logres el concurso. Tú concursas porque tienes las capacidades para llevarlo a cabo, no vale que no tengas las capacidades, pero para optar al concurso las buscas”, explican. Sin embargo, esto es precisamente lo que ha pasado.

“La liquidez ha sido sustituta de la solvencia”, señala Flores, que advierte: “Ganar cuota de mercado en realidad es fácil si uno cuenta con financiación y está dispuesto a perder dinero. Pero antes o después eso aflora. En las circunstancias actuales, se verán serias dificultades en algunas empresas”.

Flores, además, augura que estas empresas tienen por delante un futuro lleno de recomposición y fortalecimiento de balances. Algo que, bajo su punto de vista, llegará por la vía de reestructuraciones de deuda, venta de activos y reducción de la ambición. Por otro lado, también se verán movimientos importantes en Bolsa, toda vez que la situación aún no está recogida en precio: “El mercado no ha compuesto este escenario aun. Pero cuando nos queramos dar cuenta, serán muchas las situaciones. Y es que el sector en su conjunto está actuando con las misma prácticas”.

Lo último en Economía