Ricky Rubio se exhibe ante unos Knicks que buscan base

El Madison Square Garden mantiene el embrujo de los grandes pabellones de la NBA. Aunque hace tiempo que los Knicks dejaron de ser uno de los referentes de la liga, las estrellas de la NBA tienen muy presente en su agenda cada visita a la Gran Manzana. Ricky Rubio respondió al reclamo de la prensa neoyorquino que esta semana busca un nuevo base para el equipo.

Phil Jackson y Derek Fisher, los máximos responsables de los Knicks, no están satisfechos con el rendimiento del extremeño José Manuel Calderón y han filtrado dicho descontento a la prensa. Ricky se postuló para dicha posición firmando su mejor partido del año y estableciendo su récord de robos de balón en un encuentro en ocho.

El catalán se comió literalmente a todos los bases rivales que salieron a cancha. El jugador dejó una carta de presentación inequívoca haciendo jugar a su equipo con 12 asistencias, sufriendo en el tiro –3 de 10 en intentos a canasta– y mostrando polivalencia –10 rebotes–. Sin embargo, el internacional no pudo tumbar a unos Knicks que tuvieron en Carmelo Anthony –20 puntos, 15 rebotes y 9 asistencias– a su faro ofensivo. Ricky, pese a la derrota (107-102), salió por la puerta grande siendo el jugador que más cerca se ha quedado de un cuádruple-doble (más de 10 en cuatro categorías estadísticas) en una década. Calderón, por su parte, sufrió con unos pírricos tres puntos en total.

Pau tumba a Marc

En el otro duelo destacado de la noche, los Bulls de Pau Gasol se llevaron el triunfo ante unos Memphis Grizzlies en proceso de reconversión al baloncesto rápido. Los hermanos, como bien siendo tradición, se neutralizaron firmando ambos una actuación discreta. El mayor –Pau– consiguió 10 puntos y 14 rebotes, mientras que el pequeño –Marc– se quedó en ocho puntos y siete rebotes. Este triunfo eleva al equipo de Pau hasta la segunda plaza de la Conferencia Este.

Lo último en Deportes