El español no tuvo un buen partido y cedió en dos sets (6-2, 7-5)

Nadal tropieza ante Schwartzman y se despide de Roma

Rafael Nadal cayó ante Diego Schwartzman y se despide del Masters 1000 de Roma en cuartos de final. El manacorense se vio superado en dos sets (6-2, 7-5) ante un rival que supo gestionar mejor los momentos decisivos de partido

Nadal
Nadal camina con Schwartzmann al fondo. (Getty)

Primer tropiezo de Rafael Nadal tras su regreso a la competición. El manacorense notó la falta de ritmo competitivo ante un genial Diego Schwartzman en un encuentro de gran igualdad, pero en el que la hiperactividad del argentino marcó la diferencia en ambos sets (6-2, 7-5). Rafa no podrá ganar su décimo título en el Foro Itálico y frena antes de lo esperado su andadura en su único torneo de preparación antes de Roland Garros.

El número dos del cuadro llegaba a cuartos de final después de dos encuentros en los que sus rivales, si bien sólidos en tierra, no habían logrado siquiera molestarle en su asalto a la victoria. Pablo Carreño, brillante semifinalista en el US Open, sólo pudo hacer dos juegos ante Rafa, mientras que Lajovic subió la apuesta, aunque al escaso botín de cuatro. Schwartzman, con apellido poco amigo de los dislálicos, iba a tratar de hacer buena su condición de terrícola consumado para ponerle las cosas más complicadas a Nadal.

Todo había sido coser y cantar para Nadal, cómodo en la tierra romana y satisfecho con su rendimiento en los partidos previos. Con Schwartzman, sería diferente, pero el déficit al saque del argentino contrastaba con el gran momento restador de Rafa. Todo ello estaba sobre el papel, pero la realidad del primer set fue contraria, con una solidez inusitada por parte del menudo jugador sudamericano, mucho más metido en el encuentro que un Nadal sumido en un mar de dudas, y que perdía hasta dos veces su saque hasta ceder el primer set de forma clara –6-2–.

El encuentro estaba fuera de guion, con Schwartzman reencontrándose con su mejor juego después de semanas a un nivel inferior y Nadal, que tan bien había respondido en compromisos previos, descolocado por la movilidad de su rival y por sus propios tiros. El segundo set comenzaba con una nueva oportunidad de break para Diego, que sin embargo Nadal conseguía desconectar. No era el día del balear, quien tras mantenerse a duras penas cedía su saque hasta en tres ocasiones consecutivas, algo impensable para el balear.

El bloqueo era inmenso, al igual que la actuación de Schwartzmann, quien sin embargo, iba a sacar a relucir sus habituales dudas al saque a la hora de finiquitar el partido. Los dos primeros quiebres fueron levantados por Rafa, pero en el tercero, con 6-5 en el marcador, Nadal no pudo con la mayor inspiración de su rival y se despide del Foro Itálico frustrado y sin un botín mayor que el de los cuartos de final. Toca seguir remando hasta Roland Garros.

Lo último en Deportes

Últimas noticias