Nadal gana su noveno Godó e iguala el récord histórico de Vilas en tierra

Rafa-Nadal-Kei-Nishikori
Nadal posa con su noveno título en el Godó. (EFE)

Un Rafa Nadal estelar levantó su noveno Conde de Godó sobre la tierra de Barcelona e iguala el récord histórico de títulos sobre tierra batida de Guillermo Vilas con 49 títulos cada uno. El balear doblegó a Nishikori en dos sets  (6-4 y 7-5) en dos horas y cuatro minutos, en un encuentro de máxima igualdad. El rey vuelve a reinar sobre la arcilla de la Ciudad Condal y llega a Madrid en su mejor momento de la temporada.

El partido estuvo muy disputado durante todo el primer set. Con 2-1 a favor, Nadal aprovechó su primera bola de break para ponerse 3-1 arriba. Pero Nishikori no se rindió y rápidamente se puso 0-40 con el saque del balear, que no pudo evitar el contrabreak pese a acercarse hasta el 30-40 para luego poner el empate a tres con su saque.

Rafa estaba algo impreciso mientras al japonés le entraba todo. En el séptimo juego del set, con servicio del español, Nishikori volvió a endosarle un 0-40. Pero en esta ocasión el tenista de Manacor logró darle la vuelta y ganar su saque. Con 5-4 a su favor, Nadal no desperdició su primera pelota de set para hacerse con la primera manga. En la reanudación, el tenista nipón comenzó muy fuerte rompiendo el saque del balear (0-1).

Un golpe duro del que Nadal se recuperó rápidamente y le devolvió el break a las primeras de cambio. A partir de ahí, Rafa comenzó a desplegar su mejor juego dando una lección magistral de tenis. El break dejó muy tocado a Nishikori, que veía como el manacorí volvía a romperle el servicio para posteriormente poner tierra de por medio con su saque y ponerse 4-1. Era todo un ciclón, arrasando con todo lo que pillaba a su paso. No había forma humana de superarle. Y es que cuando el balear está a su máximo nivel, en tierra batida no hay quien pueda con él.

El nipón reaccionó a tiempo y se reenganchó a la final empatando a cuatro el segundo set. Pero de nuevo, el primer cabeza de serie del torneo demostró el por qué nadie ha conseguido hacerle un set en todo el campeonato. No hay victoria sin sufrimiento y menos en una final entre dos grandes tenistas. Con 5-4 a su favor, Nadal dispuso de bola de partido pero el japonés se resistía a darse por vencido y volvió a poner la igualada (5-5). Finalmente no pudo evitar la derrota y Rafa se hizo con la segunda manga por 7-5. Rafa vuelve a avisar: ha vuelto.

Lo último en Deportes

Últimas noticias