Giro de Italia: Etapa 12

Mikel Landa comienza su remontada en el Giro con López de aliado

Hay esperanza para Mikel Landa. El líder del Movistar dio grandes sensaciones en el primer contacto del Giro de Italia con la montaña. Aunque no sacó mucha distancia –apenas medio minuto junto a Miguel Ángel López–, el alavés demostró que tiene piernas para desafiar a los grandes gallos de la competición.

Valerio Conti cedió la maglia rosa al esloveno Polanc en una etapa en la que Benedetti fue el más listo de la fuga levantando la cartera en los metros finales a Brambilla, Capecchi y Dumbar, quienes lograron una ventaja en el muro que afrontaron los corredores a dos kilómetros del final.

Entre los gallos de la general no faltaron las ganas de atacar a un Primoz Roglic que no estuvo tan exuberante como en la primera semana demostrando que hay mucho giro por delante. Tanto Nibali como Mollema mostraron buenas piernas, mientras que la ambición corrió a cargo de un Majka que a punto estuvo de cortar al esloveno en los últimos metros del puerto de Montoso –una pared de 9 kilómetros al 9,3% de desnivel–.

En esa dificultad montañosa fue donde Superman López y Landa se aliaron intentado recuperar toda la desventaja cosechada estos días en las dos contrarreloj disputadas. El colombiano mandó a Hirt primero y luego fue descolgando a diversos esbirros del Astana para dar continuidad al ataque. Landa se percató bien pronto de que algo se cocía y saltó con valentía.

Los dos hicieron camino, pero las alianzas en el pelotón –especialmente llamativo el empeño en tirar del Trek de Mollema– hizo que del minuto del que llegaron a distanciar finalmente se quedase en una ventaja simbólica, pero que da esperanza a todos los aficionados. Hoy era un ensayo y ya ha habido diferencias. Veremos cuando lleguen los Dolomitas y los Alpes. Puede ser una auténtica sangría si los escaladores se entienden como hoy.

Lo último en Deportes