Copa del Rey de baloncesto 2019

Los médicos aconsejan a Llull que se dosifique en la Copa del Rey

Llull
Llull celebra una canasta en un partido del Real Madrid.

El Real Madrid se desmarca, tal y como sucede en cada edición, como uno de los grandes favoritos para proclamarse vencedor de la Copa del Rey. El conjunto dirigido por Pablo Laso llega con unos resultados menos positivos de lo habitual y con una gran duda, representada en la figura de Sergio Llull, cuyo estado físico hace que no se pueda asegurar su presencia en el torneo hasta el último minuto.

Llull quiere jugar la Copa y lleva dos semanas haciendo todo lo posible por llegar en plenas condiciones al evento que se celebra desde este jueves en el Wizink Center. Unas molestias musculares en el abductor le obligaron a parar en enero, retrasando su reaparición hasta la llegada del torneo del K.O. en el que Sergio quiere ayudar a sus compañeros a recuperar el trono perdido en la edición de 2018 en Gran Canaria.

El estado físico de Llull, si atendemos a las sensaciones de jugador y cuerpo técnico, es apto para forzar y jugar minutos en la Copa, pero lo aconsejable por los médicos es que el base menorquín se dosifique y, en la medida de lo posible, no dispute alguno de los partidos del maratón que obliga el torneo copero, más aún teniendo en cuenta que si todo va sobre lo previsto, el Madrid disputaría sus tres encuentros de forma consecutiva en viernes, sábado y domingo.

El derbi frente a Estudiantes, en cuartos de final, ejercerá de prueba definitiva sobre la decisión de Sergio sobre jugar o no la totalidad de la Copa. «Llull me mata si digo que no va a jugar», afirmaba Laso en la previa del debut del Real Madrid, dejando constancia de que la decisión final, más allá de su consejo o el de los médicos, es del propio jugador. En el club hay cierto miedo con respecto al estado físico del jugador, pero también urgencia por su presencia en la cancha, necesaria tanto en aspectos emocionales –es el segundo capitán y alma del equipo– como puramente baloncestísticos –único base puro junto a Campazzo–.

La voracidad competitiva de Llull le ha llevado en más de una ocasión a forzar su presencia en partidos clave del Real Madrid. El menorquín ya jugó con dolores en la rodilla en la Supercopa ACB en octubre de 2016, tras una lesión producida en los Juegos Olímpicos, y también reapareció la temporada pasada sin estar al 100% para el tramo final de campaña, convirtiéndose en parte importante en la conquista de la Euroliga, por lo que una nueva aparición tras lesión no debe extrañar a los seguidores del baloncesto español, que ya saben cómo se las gasta Llull, esté o no en plenas condiciones.

Lo último en Deportes

Últimas noticias