GRAN PREMIO DE ESPAÑA

El morro más español de McLaren

mclaren-fernando-alonso
Fernando Alonso con el McLaren en el GP de España

En las entrañas de una fábrica en horas bajas, cientos de enanos acuden a la forja como si se tratará de Minas Moria en pleno apogeo de la Tierra Media. En la búsqueda de darle al rey Fernando Alonso un arma de su calibre, el trabajo se sucede casi sin descanso con el rezo constante a un destino que les ha sido esquivo desde que la Fórmula 1 es híbrida. McLaren quiere volver… pero parece que no puede.

Así las cosas, en la búsqueda incontestable de alterar un futuro predestinado al fracaso, se han encomendado a la leyenda de Woking. El nuevo elemento carbónico ha aterrizado en España como si fuera un chaval de ‘Operación Triunfo’: se ha llevado todos los flashes y cientos de letras. Un morro espectacular: nariz con tres aberturas en su final para lograr más agarre. Bravo por Prodromou.

Pero al jefe aerodinámico de la fábrica le sigue un grupo poblado de ingenieros españoles, concretamente 13, que llevan tiempo fraguando miles de elementos carbónicos que conformen el nuevo McLaren. Ya lo dije el viernes Fernando Alonso: no es sólo el morro. El esperado MCL33 acumula más retos por delante que una yincana: romper definitivamente con el pasado infausto de Honda y dibujar una nueva dimensión de la mano de Renault.

Así las cosas, varios ingenieros españoles de McLaren, como Pedro Gómez o Iván Roldán, no han podido resistirse y se han lanzado con orgullo a las redes sociales para fardar de su nueva pieza:

Un pequeño gran paso para los deseos de una McLaren que, poco a poco, se deja entrever entre los grandes. El GP de España les espera con la necesidad de lograr un pequeño premio, como entrar en Q3, para continuar con la reconstrucción moral de un equipo… muy español.

Lo último en Deportes