El reparto de derechos audiovisuales se va a desplomar

La Liga se enfrenta a un panorama desolador sin Messi ni Cristiano

liga
Será el primer Clásico sin Cristiano y Messi de los últimos 11 años (Getty).

Javier Tebas se enfrenta al peor escenario posible por la marcha de Leo Messi lejos de la Liga. El presidente de la patronal de clubes ha admitido constantemente en los últimos años que su competición ha bebido de la teta del argentino para rentabilizar al máximo la venta de los derechos audiovisuales de la competición.

Si en este pasado 2019, Telefónica pagaba un 5% menos que en el contrato anterior para hacerse con los derechos de nueve partidos por jornada a razón de 980 millones de euros por temporada hasta 2022, en esta ocasión parece que Tebas se las va a tener que ver y desear para poder colocar los derechos audiovisuales de su competición a un precio competitivo por la ausencia de estrellas.

«El impacto de la salida de Cristiano fue casi nulo. Si Messi se fuera a jugar otra liga sí que lo notaríamos bastante. Messi sigue dando mucho valor a nuestra competición», indicó Tebas en una entrevista en RAC1 este pasado mes de junio, quizá sacando pecho por una depreciación escasa del contrato con respecto al trienio anterior.

Con Neymar y Mbappé en París, con la Champions en las vitrinas del Bayern, con Italia tirando los impuestos y luciendo a Cristiano y la Premier siendo el único mercado capaz de hacer desembolsos por 100 millones de euros, la Liga parece haberse quedado en un tercer escalón del fútbol europeo como demuestran los resultados en la última Champions League.

La marcha de Messi es una daga en el corazón de la industria que maneja Tebas, quien estaba exultante por haber conseguido comerciar por más de tres años los derechos internacionales de la Liga tras los Pactos de Viana y que ahora ve cómo su competición cae en picado en las pujas.

Sin ir más lejos, la Premier League reparte entre sus clubes 1.900 millones anuales desde que renovaron de explotación entre sus operadores locales en 2019 y 1.633 millones provenientes del extranjero, unas cifras que la Liga soñaría con conseguir en 2025 en su proyecto más optimista. Lo mismo ocurre con una Serie A italiana en plena efervescencia, quien recibe de contratos locales 973 millones más 500 provenientes de los derechos internacionales.

El fútbol español se enfrenta a un periodo de recesión sin grandes estrellas mundiales. Vender la competición sin Messi ni Cristiano va a ser una misión complicada y más habida cuenta de que el valor de Teléfonica –el principal interesado– ha ido perdiendo fuelle en cuanto a valoración bursátil en el último lustro. Tebas está preocupado porque su modelo de negocio se está quedando anticuado. Le queda rezar porque el Madrid consiga fichar a Mbappé o el Barça se saque un nuevo Messi de la manga con Ansu Fati.

Lo último en Deportes

Últimas noticias