AL BORDE DE SU SEGUNDA ELIMINACIÓN PREMATURA EN CHAMPIONS

Guardiola y un (casi) fracaso de 500 millones

Guardiola

Poco más de un año después de la primera gran debacle de Pep Guardiola al frente del Manchester City, el conjunto inglés volvió a caer de forma estrepitosa ante un conjunto aparentemente inferior. Jurgen Klopp volvió a ejercer de kryptonita del técnico español, endosando un 3-0 que deja al City con pie y medio fuera de la máxima competición continental y cerca de provocar una eliminación que volvería a sembrar las dudas sobre un proyecto multimillonario que no está reportando los beneficios esperados en Europa.

Un gasto de 528 millones de euros en fichajes en dos temporadas es el balance de Pep Guardiola al frente del Manchester City, cuyos resultados en la Champions League es inversamente proporcional a la inversión realizada. A su llegada, el técnico revolucionó la plantilla citizen con nueve fichajes con los que buscaba aportar un nuevo estilo al equipo.

Stones (55), Sane (50), Gabriel Jesús (32), Gündogan (27), Nolito (18), Bravo (18), Marlos Moreno (5,5), Rulli (4,7) y Zinchenko (2) provocaron un gasto de 213 millones de euros que no sirvió para superar los octavos de final de la Champions, eliminados por un conjunto inferior, al menos económicamente, como el Mónaco. Asumido el fracaso, Guardiola volvió a pedir refuerzos y llegaron Mendy (57,5), Walker (51), Bernardo Silva (50), Ederson (40), Danilo (30), Douglas Luis (12), Harrison (4), Kayode (3,8) e Ilic (2,5) y Laporte (65), sumando 315 kilos a un equipo que parece encaminado a una nueva eliminación prematura y humillante ante frente al Liverpool.

Laporte, el último invento fallido

Hasta seis fichajes del proyecto Guardiola –Ederson, Walker, Laporte, Gundogan, Sané y Gabriel Jesús– formaron parte del once del City en la debacle de Anfield, algo que demuestra la dudosa planificación del técnico a la hora de confeccionar su plantilla. Especialmente llamativa resultó la presencia de Laporte, no por nivel o ascendencia en la plantilla, sino debido a la posición en la que Pep decidió alinearle.

El francés jugó uno de los primeros partidos de su carrera como lateral izquierdo, teniendo encima que medirse a uno de los jugadores más en forma del mundo como es Salah, y el resultado fue de infausto recuerdo para jugador, técnico y club. Poner a Laporte como lateral no es más que una reconversión puntual, similar a la realizada con Delph –en su caso desde el centro del campo–, y debido a contar sólo con un lateral izquierdo en plantilla, Mendy, que se lesionó de gravedad semanas después de su debut. Guardiola no encontró un sustituto dentro de su particular gusto y el City lo está pagando donde más importa, en los partidos importantes de Champions.

El constante movimiento del City en el mercado de traspasos no sólo ha derivado en fichajes millonarios que no han sabido solucionar los problemas del equipo en la máxima competición continental, sino también jugadores de primer nivel descartados y vendidos muy por debajo de su precio de mercado. En las dos temporadas de Guardiola al frente del equipo de Manchester, el beneficio por ventas es de escasos 130 millones de euros, una cantidad que deja retratado al club, ya que el valor de mercado de los descartes asciende a los 321 millones de euros –incluyendo cedidos–.

Últimas noticias