El Madrid de un increíble Llull se mete en la final de Copa

llull-madrid
Llull volvió a ser decisivos en los últimos segundos con ocho puntos. (EFE)

El Real Madrid alcanzó la final de la Copa del Rey gracias a un último minuto impresionante de Sergio Llull. El base firmó los últimos ocho puntos de los blancos en poco más de un minuto para doblegar a un peleón Baskonia, que por momentos tocó la final. El Gran Canaria aguarda a los capitalinos en un final inédita del torneo del K.O.

El partido fue un constante toma y daca entre Madrid y Baskonia. Un duelo sin apenas defensa, a golpe de puntos y de espectáculo donde los blancos salieron victoriosos. Nocioni y Adams, con sendas rachas, marcaron territorio en el primer cuarto. Sin embargo, el partido iba a ser un duelo al poste como los de la vieja escuela.

Ayón y Bouroussis pusieron el freno al concurso de triples de sus compañeros de equipo con su juego de pies y sus recursos en la pintura. Un pique entre dos ex compañeros con cuentas pendientes. El mexicano llegó al Real Madrid y dejó prácticamente fuera de la rotación al griego, que hizo las maletas este verano con rumbo a Vitoria donde hoy es el referente como demuestran sus 16 puntos y 13 rebotes.

El choque se decantaría por pequeños detalles. Sergio Rodríguez lideró un conato de escapada en la segunda mitad que bien pronto fue subsanado por un sorprendente Clevin Hannah –20 tantos–. En el último cuarto, el escenario era propicio para la aparición de jugadores de carácter y en esa situación Llull se sintió en su salsa.

En apenas 80 segundos, el menorquín firmó ocho puntos rompiendo a cualquier oponente que se le puso por delante y dejando claro que a día de hoy nadie en la ACB cuenta con un tren inferior tan potente como el suyo. Su fortaleza descolocó por completo la estrategia de Perasovic, que no encontró a ese jugador de carácter para resolver en los últimos segundos. Los blancos jugarán su tercera final consecutiva y defenderán título.

El Gran Canaria remontó 19 puntos al Bilbao

En la otra semifinal, el carácter del Gran Canaria se impuso (81-71) a un Bilbao Basket que se quedó sin gasolina en la segunda mitad tras dominar por 19 puntos de ventaja. Albert Oliver lideró al equipo canario a su primera final de este campeonato con 18 tantos.

Lo último en Deportes