El Atlético más sólido desde el doblete de Antic

Atlético-de-Madrid-Jan-Oblak
Oblak detiene un balón durante el partido de Champions ante el Astana (AFP)

El Atlético se está mostrando intratable en defensa en lo que va de temporada. Los rojiblancos han encajado seis tantos hasta ahora y son el segundo equipo menos goleado de la Liga, por detrás del Real Madrid con cuatro, y eso que los de Simeone ya han jugado frente a Barça, Madrid, Sevilla, Valencia y Villarreal.

La zaga atlética se ha convertido en la mejor muralla de los últimos 20 años. Desde el año del doblete, con Radomir Antic en el banquillo, no se había producido un comienzo tan sólido, defensivamente hablando. A estas alturas en la campaña 1995-96 el Atlético llevaba encajados tres goles.

La defensa formada por Solozábal, Santi Denia, Toni y Geli pasó a la historia como una de las mejores del Atlético. De aquella plantilla tan sólo el Cholo Simeone y el actual director deportivo rojiblanco, José Luis Pérez Caminero, continúan ligados al club. Ambos formaron parte de aquel equipo que conquistó Liga y Copa del Rey. Desde entonces no se volvió a ver tal solidez defensiva hasta ahora, ni tan siquiera hace dos temporadas cuando cantaron el alirón en el Camp Nou.

Si alguien conoce las claves de aquel éxito es el actual técnico rojiblanco. Juanfran, Filipe Luis, Giménez y Godín han logrado acercarse a los números cosechados en la campaña del doblete. Se han convertido en una muralla impenetrable. Tras la salida de Miranda, Giménez cogió el testigo del brasileño en el centro de la zaga, dónde ha mostrado una gran compenetración junto a su compatriota Godín. En una campaña han mejorado las cifras del último título liguero. Aquel año acumulaban siete goles en 10 encuentros.

Pocos equipos pueden presumir de haber perforado la defensa rojiblanca. Hasta la presente jornada, los de Simeone sólo habían encajado un tanto fuera de casa. El Villarreal fue el primero en estrenar el casillero del Atlético, al que se unió el Deportivo el  pasado viernes; mientras en casa tan sólo han encajado ante los dos grandes –Real Madrid y Barcelona– y frente al Valencia.

Otra de las claves de este equipo es su guardameta, Jan Oblak. El esloveno lleva un total de 20 paradas en 10 partidos, se ha convertido en uno de los pilares del conjunto rojiblanco. En el choque contra el Sevilla mostró su mejor versión. Aquel día fue un muro infranqueable para los de Nervión. Realizó hasta siete intervenciones que fueron decisivas para el triunfo del Atlético en el Sánchez Pizjuán.

La muralla defensiva lo ha jugado prácticamente todo en Liga. A excepción de Godín, que todavía no ha descansado ningún minuto, todos han pisado el banquillo al menos en una ocasión. Giménez fue suplente contra el Getafe, Juanfran frente al Villarreal y Filipe Luis ante Getafe y Sevilla –no fue convocado–. La frescura de los cuatro de atrás puede ser la clave para aguantar el ritmo de Madrid y Barça a la hora de pelear por el título.

Lo último en Deportes

Últimas noticias