Elecciones en la Federación de Fútbol de Madrid

El despilfarro de Paco Díez y su Directiva: se incrementaron el salario un 350% en tres años

Paco Díez
Paco Díez, presidente de la FFM.

Este fin de semana se celebra las elecciones a la presidencia de la Federación de Fútbol de Madrid. Paco Díez busca la reelección ante Miguel Galán y Jesús Péramos en unos comicios que se presumen reñidos, aunque el mandatario en los últimos cuatro años hayan convertido a la organización en un despropósito en el aspecto económico con números rojos de 353.000 euros, pese a que cuando accedió al cargo había superávit.

Gran parte de culpa de la delicada situación económica de la FFM, acentuada por la pandemia del coronavirus, se encuentra en los elevadísimos salarios de su presidente y Junta Directiva. De los 148.000 euros anuales que se gastaba en este concepto en 2017 se ha pasado a 519.000 en 2019 sin saberse todavía el desembolso ejecutado en 2020 al no haberse publicado las cuentas anuales. Cuando Díez accedió al cargo, el presidente de la madrileña no cobraba ningún honorario y actualmente se embolsa un mínimo de 75.000 euros, según se reflejan en las cuentas de 2019 y sin contar los gastos suplidos.

Todo estos movimientos han provocado que la masa salarial de la Federación de Fútbol de Madrid haya subido de 1,5 millones antes de la llegada de Díez a los 2,7 millones que se presentaron en sus últimas cuentas. Los gastos han subido a un ritmo vertiginoso, mientras que la polémica sede en los barracones de Ernesto Cotorruelo todavía no se ha terminado. La sede de la Federación se sigue presentando llena de carpas y lonas después de una mudanza que se hizo hace más de dos años.

Tanto Miguel Galán como Jesús Péramos, los otros candidatos, han incidido en la necesidad de que la Federación encuentre recursos para salir del agujero dejado por Díez. El presidente de Cenafe ha optado por la vía creativa asegurando que con inversiones extranjeras conseguirá organizar la controvertida a la par que lucrativa Ramadán Cup, que cubriría un agujero de 400.000 dejado por el presidente.

Por su parte, Péramos presenta un plan más realista que consiste en «control del gasto, atraer más inversores como los que ya tenemos en nuestra candidatura y realizar una auditoría para adelgazar los costes administrativos y estructurales innecesarios de la Federación». Díez, por su parte, ha dicho que va a seguir con las líneas maestras que ha llevado a su Federación a tener déficit económico y eso que todavía se desconocen las cifras de la pandemia.

Lo cierto, es que la FFM de Díez ha vivido muy poco encima de sus posibilidades como se puede leer en sus cuentas anuales. No sólo la Junta Directiva, que no tenía más que 5.000 euros de gasto en 2016, se ha disparado. Existe un incremento de un 90% en gastos de asesoría y otros servicios -de 188.000 euros a 359.000-, el 300% de dispendio en la organización de las Asambleas -de 13.095 euros a los 57.000- y el 69% en suministros -de 71.413 euros a 120.734-.

Los clubes modestos han pasado a pagar anualmente un 16% más de cuotas a la Federación de Díez con muchos de ellos asumiendo una situación económica insostenible por la pandemia. Las elecciones vienen como anillo al dedo para realizar un plebiscito sobre la gestión de los últimos años. No se vota sólo por candidato, se vota por despilfarro o realismo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias